Impositores USUARIOS

Martes, 24 de Enero de 2017

El nuevo panorama bancario deja sin resolver los problemas de los consumidores

Con el nuevo panorama bancario, el maltrato a la clientela sigue igual que antes

24-03-2015

Ampliar imagen

Los esfuerzos impuestos a los ciudadanos para sostener como contribuyentes y consumidores las sucesivas reformas del sistema financiero no han tenido una justa contrapartida para resolver sus graves problemas. Es más, la construcción de este nuevo entorno bancario se ha hecho abusando de sus derechos.Desde 2008 numerosas medidas de política legislativa han tratado de “reforzar” y “sanear” unas entidades de crédito ahogadas por sus propias actuaciones irresponsables. A ello se ha unido el otro “rescate bancario” basado en exprimir a los consumidores.

Tras el tsunami, una aparente normalidad parece haberse instalado, como si nada hubiera ocurrido. Pretenden mirar a otro lado, como si los miles de millones de euros defraudados a los ahorradores, el medio millón de familias desahuciadas de su vivienda o esquilmadas en su hipoteca por las “cláusulas suelo” y los ingentes recursos públicos derrochados para rescatar una banca corrupta no exigieran un cambio radical del modelo bancario en cuanto a su relación con los clientes. No sólo estos problemas siguen sin resolverse, sino que aparecen otros que presentan los mismos rasgos: los bancos siguen vendiendo productos de riesgo y los créditos que se conceden lo hace a costes abusivos y con trampas.

Buena parte de esta situación se debe a las cajas de ahorros, entidades que fueron degenerando su origen social y que representaban más del 50% del sistema financiero. A día de hoy hay numerosas causas penales abiertas contra sus máximos dirigentes que demuestran el entramado corrupto de estas entidades. Conviene recordar los fraudes que las cajas cometieron durante años. Su estructura corrompida de gobierno y gestión fue una de las causas que impulsó la burbuja inmobiliaria, inflada al calor especulativo de intereses políticos, caciquiles y de la alta dirección de las propias cajas. En una huida hacia adelante decidieron tratar de sanear sus balances captando el ahorro de sus clientes con engaños.

Unas pocas entidades que concentran el grueso del negocio bancario

Hay que decir que la quiebra y posterior liquidación son motivos más que suficientes para exigir que se abra una “causa general” frente a todas ellas. Y en ella hay que incluir a las nuevas “fundaciones bancarias” (como Caixabank, Ibercaja, etc) extraños engendros hechos con restos de cajas y tras las que están los mismos personajes y estructuras que las llevaron al desastre. En la liquidación definitiva de las cajas hay nombres propios como el de Isidro Fainé y los máximos responsables del Santander y BBVA, los Botín y González.

Pero tampoco la banca de la “Champions League” sale bien parada del proceso. Santander, BBVA y otras muchas han necesitado y recibido todo tipo de facilidades financieras, como financiación a bajo coste del Banco Central Europeo, los discutidos créditos fiscales, etc. Mientras no dejaron de abusar de los consumidores (Valores Santander, cláusulas suelo...). De propina les han regalado cajas de ahorros por un euro y con avales públicos. La consecuencia es un nuevo mapa bancario que en el trato a la clientela sigue igual que antes pero ahora controlado por unas pocas entidades que concentran el grueso del negocio bancario. Si antes de la crisis la “competencia” bancaria era prácticamente inexistente, ahora el riesgo de oligopolio se ha incrementado peligrosamente. Esto tiene gran importancia para los consumidores porque de él depende el cómo se van a gestionar y tratar su ahorro y la concesión de crédito.

En efecto, el ahorro es algo que se maltrata hoy en día, que está tremendamente penalizado por los bancos. Con la crisis es cada vez más difícil ahorrar, pero a quienes pueden hacerlo se les ponen trabas y se les invita a hacerlo por la vía de complejos productos de ahorro. Esto viene a demostrar el fracaso de la Directiva europea MIFID pues los bancos, como ha demostrado sobradamente el escándalo de las preferentes, incumplían reiteradamente la obligaciones que imponía esta norma. Hay entidades que en sus modelos de contratos para el consumidor tienen cláusulas que permiten a la entidad eximirse de responsabilidad; además, siguen dando una información sesgada e incluso falsa. Las recientes iniciativas aprobadas, como la nueva Directiva MIFID2 a nivel europeo, o los “semáforos” para alertar de productos de riesgo que la CNMV quiere implantar, van por el mismo camino de resultar un fracaso. Falta una verdadera voluntad política por atajar de raiz los problemas reales de los pequeños ahorradores.

El otro gran problema para los consumidores es el endeudamiento, un asunto de gran importancia y actualidad, sobre todo tras la puesta en marcha de una llamada Ley de “segunda oportunidad” que supone un tímido avance, interesante pero con varios aspectos insuficientes, pues recoge una serie de condicionantes que la hacen tremendamente restrictiva en su aplicación. El Gobierno ha perdido una gran oportunidad para equilibrar las reglas del juego, al igual que la ha perdido para derogar las cláusulas suelo y, una vez más, ha legislado a favor de la banca. Cualquier reforma legal en este ámbito pasa necesariamente por un procedimiento específico más justo y amplio.

Como resulta evidente de lo expuesto, sin la presencia activa de los consumidores las decisiones en materia de política de consumo resultan insuficientes para los intereses de este colectivo. Que no se vuelvan a producir situaciones como las que hemos vivido en los últimos años, exige que los consumidores se muevan y organicen, sean críticos y reivindicativos, no sólo individualmente, sino como un colectivo bien concienciado.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente