usuarios
IMPOSITORES
DE BANCOS, CAJAS Y SEGUROS
EDICIÓN ON-LINE

Los derechos de los consumidores en la normativa bancaria: Demasiadas cuestiones pendientes

Una Orden Ministerial de 2011 y una Circular de 2012 son las normas que rigen las relaciones habituales entre las entidades de crédito y sus clientes a la hora de comercializar productos y servicios bancarios, y en particular los referidos a información, comisiones, tipos de interés, etc. Resumen de la ponencia de Isabel Berrrocal Lanzarot

31-03-2015

Ampliar imagen

La Orden que regula las relaciones habituales entre entidades de crédito y los consumidores pretende concentrar y sistematizar en un solo texto toda la normativa básica de transparencia y mejorar las exigencias en materias tales como información relativa a tipos de interés y comisiones, comunicaciones con el cliente, información precontractual, servicios financieros vinculados, etc. Se aplica a todo los servicios bancarios dirigidos o prestados a clientes (considera como tal las personas físicas, no las jurídicas), o clientes potenciales. Esta Orden queda desarrollada su vez por una Circular de 2012.

La información al consumidor debería ser clara y objetiva

Según establece la Orden, las entidades deberán facilitar a los consumidores, de manera accesible y, en especial, a través de la oportuna información precontractual, las explicaciones adecuadas para que puedan evaluar si todos los productos bancarios que les ofrecen, en particular los depósitos a plazo y los créditos o préstamos hipotecarios o personales, se ajustan a sus intereses, necesidades y a su situación financiera, haciendo especial referencia a las características esenciales de dichos productos y los efectos específicos quepuedan tener sobre el consumidor, en especial las consecuencias en caso de impago.

 Las entidades deben remitir a sus clientes anualmente una comunicación sobre comisiones y gastos durante el año anterior

Asimismo, se impone a las entidades de crédito, antes de celebrar cualquier contrato de crédito o préstamo, la obligación de evaluar la capacidad del cliente para cumplir con las obligaciones derivadas del mismo, sobre la base de la información suficiente. Sin embargo, no hay prohibición expresa de conceder préstamos ante evaluaciones negativas.

La información que debe recibir el consumidor antes de contratar

La Orden fija la obligación de las entidades de crédito de facilitar al cliente, de forma gratuita, información precontractual para que pueda adoptar una decisión informada sobre un servicio bancario y pueda comparar ofertas similares. Esta información mínima, que, por primera vez alcanza a las operaciones de depósito, deberá ser clara,suficiente y objetiva, y no engañosa, y habrá de entregarse con la debida antelación. 

Cuando dicha información tenga el carácter de oferta vinculante, se indicará esta circunstancia, así como su plazo de validez. 

En la información precontractual se han establecido reglas para que se destaquen, de un modo uniforme, ciertos elementos de las operaciones. Asimismo, se incluye en esta Circular una norma dedicada a precisar el alcance del deber de diligencia que la Orden impone a las entidades, especialmente en lo que se refiere a las explicaciones que deben facilitar a los clientes en el caso de operaciones bancarias más complejas de lo normal o con riesgos particulares. 

¿Se garantizan unos contratos claros?

En cuanto a la información contractual e información posterior al contrato, se extiende a todos los servicios bancarios la obligación de entregar al cliente, con independencia de que éste lo solicite o no, el correspondiente ejemplar del documento contractual en que se formalicen dicho servicios y, en cuanto al contenido de los documentos contractuales, se vienen a desarrollar y sistematizar algunos de los contenidos financieros. 

La entrega al consumidor del documento contractual en el que se formalice la prestación de los servicios bancarios debe ir acompañada de los documentos contractuales en los que se acuerde con el cliente la posibilidad de acceder a los sistemas telefónicos o electrónicos que permitan la contratación o utilización de los servicios bancarios ofrecidos por la entidad. 

Comunicaciones anuales sobre comisiones

Dentro de las comunicaciones a los clientes se introduce la obligación de las entidades de crédito de remitir a sus clientes anualmente una comunicación en la que se recoja la información prevista en la propia Orden sobre comisiones y gastos devengados y tipos de interés efectivamente aplicados a cada servicio bancario prestado al cliente durante el año anterior. Sin embargo, aunque es una obligación, esta comunicación podría cobrarse a los clientes como un servicio, con la consecuente incongruencia de cobrar al consumidor por algo obligatorio.

Comisiones, un retroceso respecto a la legislación anterior

En cuanto a las comisiones, hay un retroceso para el consumidor, pues, serán las que “se fijen libremente entre las entidades y clientes”, aunque la realidad es que son impuestas por los bancos y, para nada son el resultado de un libre pacto. La nueva orden suprime la obligación de registro previo de las comisiones, así como la revisión posterior por el Banco de España. Asimismo, indica que el Banco cumple con poner a disposición de los clientes no ya las comisiones concretas que cobra o le van a cobrar, sino “las habitualmente percibidas por los servicios que prestan con mayor frecuencia”, esto es, si al cliente se le presta de manera efectiva un servicio, se le podrá cobrar una comisión de cuya cuantía no haya sido previamente informado, por no ser habitual. 

 La nueva orden suprime la obligación de registro previo de las comisiones, así como la revisión posterior por el Banco de España

En todo caso, se establece que, antes de prestar cualquier servicio bancario, las entidades deberán indicar al cliente, de forma clara y gratuita, el importe de todas las comisiones y gastos que se le adeudarán por cualquier concepto y, después de ello, le ofrecerán la posibilidad de desistir de la operación, de forma igualmente gratuita. 

Se puede cobrar el asesoramiento bancario

La Orden posibilita un asesoramiento bancario remunerado. Se le va a cobrar cuando solicite información sobre productos o servicios bajo la forma de un asesoramiento bancario remunerado, con lo que se pone precio a lo que, por una parte, representa una actuación habitual y común en toda relación comercial, y, por otra, a lo que constituye una obligación de la entidad. 

Hipotecas: vía libre a los productos tóxicos y las cláusulas abusivas

En materia de hipotecas se establece sin restricciones que las entidades financieras puedan ofrecer a sus clientes productos complementarios como son los instrumentos de cobertura del riesgo de tipo de interés –swaps, clips-, desconocidos para la mayoría de las personas. La Orden da por supuesta la validez de las cláusulas suelo o techo, exigiendo simplemente que se informe específicamente de su existencia tanto por el Banco como por el notario. Para los polémicos swaps, clips, no será necesario que, en la contratación del sistema de cobertura se produzca una vinculación expresa y formal con el préstamo, siendo suficiente que las partes reconozcan expresamente en dicha contratación que el sistema de cobertura se contrata con esa finalidad respecto del préstamo.

La información de estos productos se recogerá en un Anexo de la Ficha de Información Personalizada. Por otra parte, en esta Orden no se considera obligatoria la entrega de la oferta vinculante, con lo que es de sospechar que los bancos van a hacer todo lo posible por no entregarla.

 

Ponencia completa

Lea la ponencia completa en este enlace 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: [email protected], N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
Artículos relacionados en pdf
artculo pdf

El negocio de la crisis y la reforma bancaria: los consumidores y el nuevo mercado financiero

Revista Usuarios 81

Ver artículo en PDF
Impositores USUARIOS es la revista de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ADICAE. Edita: ADICAE Miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, del Comité Consultivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Junta Consultiva de Seguros, de Euroshareholders y de Consumers International.

Impositores USUARIOS excluye completamente la publicidad comercial como garantía de independencia para sus lectores. Se prohibe la reproducción de artículos salvo autorización de ADICAE y citando su procedencia. Asimismo se prohibe expresamente su reproducción con fines de publicidad comercial.