Adicae - Impositores USUARIOS

Impositores USUARIOS

Martes, 21 de Agosto de 2018

Cajas de Ahorros en Alemania, ¿un modelo posible para España?

En medio de la incertidumbre sobre qué va a pasar con el actual modelo de Cajas de Ahorros, dónde va a quedar su obra social y qué ocurrirá con aquellas entidades que decidan no transformarse en bancos, vemos que otro modelo de Cajas es no sólo posible sino que podría dar lugar a entidades más sociales y eficaces. El sistema de Cajas en Alemania puede ser un claro ejemplo de ello.

21-02-2011

Ampliar imagen

Unas Cajas muy vinculadas a la administración local
La mayoría de las cajas de ahorros alemanas son instituciones de Derecho público que pertenecen a Ayuntamientos o a otras Corporaciones locales.
Es una institución separada del Municipio o Comarca, pero vive y actúa en virtud de las competencias que derivan de la Administración local; de ahí que su principal y prioritaria finalidad no sea conseguir el máximo beneficio sino que exista mercado crediticio y se satisfagan determinadas funciones públicas.
El legislador define perfectamente el ámbito de las funciones públicas que deben desempeñar estas cajas de ahorros. 
- Asegurar las actuaciones municipales. Estas cajas constituyen su tesorería y las inversiones públicas pueden ser financiadas a través de las mismas. Sin embargo, no existe ninguna obligación de que los créditos se suscriban en todo caso con la caja municipal.
- Las cajas municipales deben atender de manera especial a aquellos sectores que, en su ámbito local, están más desprotegidos por los bancos, al no resultarles rentables (clases más débiles o pequeños comerciantes). 
- Fomentar el ahorro: desde consejos económicos a los clientes, contratos especiales con los más jóvenes, actividades en las escuelas con diversos juegos para introducir unos mínimos conocimientos económicos o bursátiles; hasta la ayuda y planificación a los deudores de sus pagos.
- La legislación de algunos municipios contiene incluso la obligación de facilitar una cuenta corriente a cualquier persona, o de facilitar créditos en épocas de crisis en adecuadas condiciones a pequeños empresarios que han mostrado una actuación “seria” o prudente al no tener excesivas deudas.
- Imponen una mínima presencia atendiendo a la población de la localidad (en los pequeños núcleos debe existir una sucursal); garantizar una mínima distancia (dos mil metros o diez minutos de trayecto) para la exigencia de una sucursal.

Estas obligaciones no son ilimitadas sino que están perfectamente delimitadas en los términos y circunstancias que resulten razonables e, incluso, precisando excepciones para evitar abusos o fraudes. Ejemplos:
- Excluye a quien ha abusado de las prestaciones de la caja municipal, 
- Cuando durante más de un año no ha tenido movimientos la cuenta corriente,
- Cuando la cuenta corriente no tiene un saldo positivo y su titular no atiende a los requerimientos que se le hacen.
La gestión de la actividad financiera de la caja municipal no está orientada a conseguir el máximo beneficio económico, sino a la satisfación de los fines públicos encomendados, una vez asegurados los capitales, así como las reservas exigidas en las distintas leyes


Una implantación territorial importante

Las cajas municipales tienen limitado territorialmente su ámbito de actuación; por ello, en principio, no pueden abrir sucursales ni hacer publicidad fuera del ámbito territorial de la respectiva Administración local, ni tampoco, en principio, pueden conceder créditos a personas que no estén domiciliadas o que no tengan abierto un establecimiento dentro de ese ámbito territorial. Aunque algunas leyes de las regiones sí permiten que las cajas tengan relaciones con personas que no gocen de la condición vecinal. Esto impide que haya competencia entre las distintas cajas locales, al existir con carácter general sólo una caja de ahorros en un específico ámbito territorial.

Es necesario que la legislación del respectiva localidad permita esta situación excepcional para admitir la apertura de sucursales en zonas alojadas fuera del ámbito territorial de la Administración titular de la caja de ahorros. Pero, en la práctica, no se ha generalizado esta posibilidad.

Otras excepciones:
- Entablar relaciones con empresarios que, aunque no tengan domiciliada su empresa en ese ámbito territorial, sí tienen abiertas sucursales o establecimientos, que justifican una mínima relación;
- También se admite que las cajas puedan facilitar créditos hipotecarios a no residentes, siempre que el inmueble radique en el territorio,
- Las relaciones  que derivan de las cada vez más frecuentes transacciones con otras instituciones financieras, incluso extranjeras.


La administración es la que responde en último término

Esta “responsabilidad institucional” responde a la vinculación que tiene la caja con la Administración local. Aunque las cajas mantengan una personalidad jurídica independiente, constituyen una organización institucional de la Administración y, en consecuencia, las funciones que tienen encomendadas deben cumplirse en todo caso, aunque incurran en desequilibrios presupuestarios o pérdidas patrimoniales: la Administración local debe facilitar, si es necesario, a la caja de ahorros los recursos suficientes para equilibrar el presupuesto y garantizar su actividad
Situaciones en que puede resultar necesaria la invocación de este principio:
- los casos de desequilibrio del balance
- la necesidad de asegurar los depósitos 
- la conveniencia de mantener las condiciones financieras para de algún negocio. 

- La Administración local puede, además de constituir fondos o reservas especiales, asumir concretas responsabilidades, admitir una cesión de deudas, modificar los créditos, su plazo de amortización o el pago de intereses, entre otros. 

En definitiva, supone que la Administración local garantiza los compromisos contraídos por la caja municipal con terceros acreedores. Esto significa que los acreedores (también los depositantes) podrían dirigirse contra el Ayuntamiento cuando el patrimonio de la caja no fuera suficiente para liberar las deudas o reintegrar la cuantía total de los depósitos. La Administración local aparece como una especie de avalista de la actividad de la caja de ahorros. Esta singular garantía carece de los elementos que caracterizan las ayudas públicas y supone únicamente una ampliación del régimen de responsabilidad patrimonial similar a otras previsiones que existen en las leyes alemanas.


Los órganos de gobierno de las Cajas en Alemania

Un consejo y una junta directiva son los principales órganos decisorios de las cajas municipales alemanas. El consejo es el máximo órgano que establece las directrices de actuación y designa a la junta directiva, entre otras funciones. Se integra de manera mayoritaria por representantes municipales, así como una representación de empleados de la caja y ciudadanos que han sido elegidos en un proceso electoral. No concretan las leyes de los municipios unas mínimas determinaciones sobre la cualificación profesional de los miembros de los órganos directivos de las cajas municipales. Aunque en general se exige a los miembros de estos órganos unos mínimos conocimientos de los procesos económicos, de la actividad crediticia, siendo preferente la formación económica, jurídica y contable.

Por el contrario, la junta directiva dirige la actividad financiera de la caja y en la misma predomina la profesionalidad. Junto a representantes municipales, integra a personas que hayan trabajado durante un número determinado de años en la caja, sin que superen en ningún caso los sesenta y cinco años. Estas mínimas exigencias se dirigen a que la gestión de la caja se realice de manera adecuada por estos órganos, y de ahí la coherente regulación de su responsabilidad.

La exigencia de responsabilidad puede derivar no sólo de un incumplimiento de sus funciones o infracción de la normativa vigente (quebrantamiento del deber de sigilo o la realización de negocios ilegales por ejemplo), sino que también puede exigirse responsabilidad a los miembros de los órganos directivos por la mala gestión realizada. Pero con matices ya que no toda disminución del patrimonio o el negativo desarrollo del balance de una caja de ahorros debe conducir a la exigencia de responsabilidad. De hecho, algunas leyes precisan el régimen de responsabilidad de los consejeros y se excluye la inclusión de cláusulas en los estatutos que con carácter general dispensen o minoren la responsabilidad y se excusa a aquellos que han votado en contra de una decisión perjudicial para la caja, siempre que hayan explicado convenientemente sus reparos. En ningún caso se exime de responsabilidad patrimonial a los vocales de los consejos ante una actuación ilegal o con resultados perjudiciales para la caja pues, según reconoce  la doctrina alemana, el principio de responsabilidad es un pilar esencial del Estado de Derecho.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente