Impositores USUARIOS

Sábado, 27 de Mayo de 2017

El reto de regular unas comisiones bancarias justas para los consumidores

Tradicionalmente las comisiones han constituido una jugosa fuente de ingresos para las entidades bancarias. Su insuficiente regulación ha permitido una escalada en sus coste que acaba repercutiendo en el consumidor, sin que los

21-03-2016

Ampliar imagen

Según un análisis reciente de ADICAE, un consumidor paga de media casi 400 € anuales entre diferentes comisiones, 80 € más que hace un año. La razón es que la gran banca ha encarecido las principales comisiones en unos 40 euros de media (40,75) desde 2012. Las que más han subido son precisamente las que afectan  a la mayoría de los usuarios, como el mantenimiento de la cuenta (+26,37 €), el mantenimiento de la tarjeta de débito (+4,8 €) o el descubierto en cuenta (+4,9 €). Entre esta última penalización, que ronda los 15 euros, y la reclamación del descubierto, que supone unos 35 euros, el consumidor puede verse obligado a pagar unos 50 euros por un descubierto de 1 euro durante unas horas, lo que ejemplifica la desproporcionalidad de estas condiciones impuestas.

Comisiones absurdas

Además de compensar la falta de ingresos por los bajos tipos de interés, muchas de estas nuevas prácticas van dirigidas a ‘expulsar’ al cliente de la oficina bancaria, castigando a base de comisiones absurdas a los usuarios que, muchas veces personas mayores, no disponen de banca ‘online’ o no utilizan tarjetas. Así, el Santander cobra 10 euros por añadir el nombre del remitente o el concepto en una transferencia que se haga en ventanilla. Incluso el simple hecho de hacer una transferencia a un tercero en nuestra propia sucursal está penado por casi toda la banca: Bankia e Ibercaja (3,50 €), CaixaBank y Popular (3,95 €), BBVA (4 €). El Popular, que ha duplicado el mantenimiento en cuenta (de 60 a 120 €), llega a quitar al usuario 1 € por solicitar en ventanilla un traspaso entre sus propias cuentas. Ibercaja cobra 6,01 euros en concepto de conformidad, es decir, solo por el hecho de que nuestra sucursal telefonee a otra del mismo grupo para autorizar una operación. 

 

 Las comisiones contribuyeron a pagar el rescate de la banca 

Ya con anterioridad, en el año 2012, ADICAE elaboró un informe donde analizaba la evolución del coste de las comisiones en plena crisis . En él se demostraba cómo el rescate bancario lo estaban pagando también los consumidores abase de comisiones. Así lo demostraban las subidas desorbitadas en el periodo 2007-2012. Así, la comisión por mantenimiento se incrementó un 142,46%); el coste de estudiar la concesión de un préstamo tanto para el consumo como los hipotecarios un147,82% y un 157,9% respectivamente; la cuota anual de la tarjeta de crédito se vió aumentada un 95,95% y el coste de disponer de efectivo en cajeros de otra entidad de la misma red subió vertiginosamente hasta el 114,42% en el periodo de sis años.

Cabe añadir que ya en septiembre de 2009 la Comisión Europea aseguró en un informe que los servicios financieros españoles eran los segundos más caros de toda Europa en cuestión de comisiones, ya que suponían anualmente a cada español 178 euros de media anual, sólo por debajo de Italia. 

 

La regulación, culpable del abuso

La reforma de la regulación de las comisiones a través de la Orden de Transparencia 2899/2011 abrió la puerta para que los bancos aplicasen  precios más caros en las comisiones. Antes de 2011, el Banco de España tenía un cierto control formal sobre las comisiones. Fue entonces cuando la entonces ministra de Economía Elena Salgado aprobó la nueva normativa bancaria por la que el Banco de España dejó de tener una potestad de control previa, ya de por sí pequeña. De esta manera, las entidades ahora tan solo tienen obligación de informar a los usuarios de las comisiones más comunes, pero no de todas; así como remitir a los clientes a principios de año una comunicación que recoja las comisiones y gastos aplicados. La utilidad de esta última medida es harto dudosa en un mercado donde todas las entidades bancarias incrementan al unísono sus comisiones.

 

 Informar no basta 

Como vemos, los únicos criterios recogidos de forma laxa en la ley responden al principio de información. La creencia de que  un consumidor mejor informado podra cambiar de entidad si no está conforme con lo que le cobra su entidad es errónea. Además de elevar de forma indiscriminada el precio, los consumidores bancarios en nuestro país se hayan cautivos de su entidad por infinidad de productos, sobre todo por préstamos hipotecarios. Cambiar de entidad sólo por rebajar comisiones es muy dificil. Según una encuesta de la Comisión Europea de 2012, el 81% de los ciudadanos europeos tiene dificultades para cambiar de banco. El Ejecutivo comunitario evidenció las prácticas que utilizan las entidades para evitar la competencia y poder seguir así cobrando elevadas comisiones a sus clientes. 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente