usuarios
IMPOSITORES
DE BANCOS, CAJAS Y SEGUROS
EDICIÓN ON-LINE

¿Necesitaría el pequeño ahorrador asesoramiento financiero caro si recibiera la información veraz, eficaz y suficiente a la que tiene derecho por ley?

Si ha conseguido ahorrar un poco de dinero y está pensando en invertirlo para cubrir las incertidumbres del futuro, debe saber que los intermediarios en materia financiera te cobrarán entre 120 y 600 euros por hora por asesorarle de forma puntual. Eso sí, en algunos casos, el mínimo por consulta está completamente fuera del alcance del bolsillo de los pequeños ahorradores. ¿Dónde queda el derecho de los consumidores a la información veraz, eficaz y suficiente?

15-09-2011

Ampliar imagen

Si usted un pequeño ahorrador y quiere orientarse para invertir su dinero, corre el riesgo de que su derecho a disponer de información veraz se vea amenazado por las campañas de comercialización de productos concretos de las entidades financieras, acompañadas generalmente de planes de incentivos y que pueden obligar al consumidor a buscar fuera una “asesoría independiente”, solo al alcance de unos pocos privilegiados. Así, según los datos publicados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), las tarifas de las empresas de asesoramiento financiero pueden llegar hasta los 30.000 euros por consulta, lo que dejaría sin su derecho a quienes con su esfuerzo han conseguido ahorrar con el tiempo una modesta cantidad de dinero.

Pero, realmente, ¿no está esto atentando contra el derecho a la información de los consumidores y usuarios, recogido por la Ley General para la defensa de los consumidores y usuarios? Ésta considera consumidor a toda persona que no actúa en el ámbito de una actividad empresarial o profesional y prevalece sobre cualquier otra ley general aplicable en esta materia. En esta ley se recoge también el derecho del consumidor a recibir información veraz, eficaz y suficiente sobre los bienes y servicios y la verdadera naturaleza de éstos, entre los que se incluyen las normas de conducta en materia de inversión, la comercialización a distancia de servicios financieros, la inversión colectiva en valores mobiliarios, la oferta pública o admisión de cotización de valores y seguros, así como la mediación y otras prácticas comerciales.

Así las cosas, si el consumidor tiene derecho por ley a este tipo de información, ¿por qué debe pagar por el asesoramiento en materia de inversión? Desde ADICAE, entendemos que las empresas deban asumir estos pagos en su actividad profesional, pero… ¿y los consumidores? ¿Por qué deberían ellos pagar por una información a la que tienen derecho según la Ley General de Consumidores y Usuarios? ¿Por qué han de verse obligados a buscar en otro lugar información adecuada y personalizada cuando los bancos y cajas de ahorros deberían hacerles un test para ver cuál es su perfil de usuario previamente a la comercialización de cualquier producto financiero?

Las tarifas actuales quedan fuera del alcance de los bolsillos de los ahorradores

Es más, si nos centramos en las tarifas por consultas puntuales (es decir, las que efectuarían los pequeños ahorradores, dejando de lado la asesoría continuada que se ofrece a los empresarios) oscilan entre los 120 y los 600 euros por hora. Estas cantidades quizá no supongan mucho para los grandes capitales pero sí lo son para los consumidores que, con su esfuerzo diario y con el paso del tiempo, han conseguido reunir unos pequeños ahorros que quieren invertir de la mejor manera para tener un colchón para el futuro.

El problema se agrava cuando vemos que una buena parte de las empresas de asesoramiento financiero fija un mínimo por consulta, que oscila entre 300 y 30.000 euros. La información “independiente” se convierte así en privilegio de unos pocos que pueden pagarse este asesoramiento. Y, sin embargo, en el caso de los consumidores, bastaría con que las entidades cumplieran con las exigencias de la Ley General de Consumidores y Usuarios de darles información eficaz, veraz y suficiente.

Además, es necesario que la CNMV vigile los incentivos y los planes de comercialización de bancos y cajas de ahorros que venden lo que les interesa y no lo que necesita realmente el consumidor.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: [email protected], N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
Impositores USUARIOS es la revista de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ADICAE. Edita: ADICAE Miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, del Comité Consultivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Junta Consultiva de Seguros, de Euroshareholders y de Consumers International.

Impositores USUARIOS excluye completamente la publicidad comercial como garantía de independencia para sus lectores. Se prohibe la reproducción de artículos salvo autorización de ADICAE y citando su procedencia. Asimismo se prohibe expresamente su reproducción con fines de publicidad comercial.