Impositores USUARIOS

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Los fondos de inversión no son mejores que los depósitos para el ahorrador

A pesar del duro golpe asestado por el gobierno a la rentabilidad de los depósitos bancarios, los fondos de inversión siguen sin ser la alternativa fiable, segura y rentable que la banca quiere hacer ver. Los servicios técnicos de ADICAE confirman que los fondos de inversión ofrecen rentabilidades apenas superiores a las de los depósitos, plagadas de comisiones y, además, no garantizan la inversión del ahorrador, cosa que sí sucede con los depósitos.

04-02-2013

Ampliar imagen

“Colocar nuestros ahorros en un fondo de inversión siempre entraña más riesgos que si lo hacemos en un depósito”. Es la primera conclusión a la que llega un informe elaborado por los servicios técnicos de ADICAE, en el que se analizan las condiciones de los principales tipos de fondos de inversión que ofertan en la actualidad las entidades financieras. El estudio parte de una premisa: desde el momento en el que los depósitos están garantizados por ley y los fondos de inversión implican riesgo de por sí sin esa garantía legal, “el pequeño ahorrador ha de estar alerta y saber qué es lo que contrata”.

Porque la tendencia actual es la de tratar de conquistar esos pequeños ahorros de millones de ciudadanos para hacerles desistir de los depósitos y atraerles hacia los fondos de inversión. La primera de las 'picas', el cambio legislativo del Gobierno, que ha impuesto un límite legal de rentabilidad para los depósitos, que nunca pasará del 2,75% y, en la práctica, quedará la mayor parte de las veces en el entorno del 2%. Así que el primer anzuelo es el de la rentabilidad. Los fondos, arguye la banca, son mejores porque ofrecen mejores rentabilidades.

Los técnicos de ADICAE señalan que esto puede ser cierto, pero no siempre, ni en una cantidad tan importante para que merezca la pena arriesgar los ahorros sin garantía alguna. Para ello es buena idea recordar la filosofía de un fondo de inversión, un producto que se basa en recopilar capitales para invertirlos en activos de todo tipo, (combinaciones de acciones, deuda pública, proyectos empresariales diversos, materias primas u otras inversiones financieras) cuya rentabilidad dependerá exclusivamente de la evolución de esos activos, que puede ser positiva, pero también puede ser negativa: podemos perder dinero, podemos invertir 10.000 euros y recoger 9.000.

Los más seguros

El estudio de ADICAE se centra en aquellos fondos de inversión a priori más sencillos y con menos riesgo para los pequeños ahorradores. Se basan en inversiones en activos muy estables y con poco riesgo de desplome; el primero de ellos, los fondos monetarios. Están formados por activos bastante líquidos y de riesgo bajo. Por ley, tienen que formar su cartera con los activos más seguros, generalmente en bonos, letras, pagarés, con un vencimiento inferior a 12 meses. No podrán invertir en renta variable ni sobre índices variables. 


Sabiendo que no están expuestos a riesgo, ya que no están compuestos por renta variable, y desde la premisa de que colocar nuestros ahorros en un fondo de inversión siempre entraña más riesgos que si lo hacemos en un depósito, al menos, la cartera de estos fondos está compuesta por renta fija, por lo que el riesgo será menor y los activos de la misma serían “seguros” y poco volátiles. Su liquidez sería mayor, asimismo. Pero, claro, ofrecen una muy escasa rentabilidad, a menudo irá ligada a la evolución de los tipos de interés, por lo que hoy en día no parece el mejor momento para decantarse por este producto (0,75% en Enero).

“En ocasiones, la gestora gana más que el partícipe del fondo y las comisiones de gestión pueden mermar de manera importante la ya baja rentabilidad”. Éste es uno de los elementos fundamentales a la hora de analizar la supuesta rentabilidad de un fondo de inversión. Tanto es así, que la rentabilidad nominal que ofrecen estos fondos se ve seriamente mermada una vez que hemos restado las comisiones. ADICAE detecta, de hecho, que buena parte de la rentabilidad teórica que ofrecen estos productos se va en estas comisiones, entre las cuales destacan las de gestión, que están entre el 0,20% y el 1%, y pueden superar el 2%

Supuesta garantía

Los fondos garantizados cuentan con la garantía (total o parcial) de la entidad financiera que los comercializa. Si el banco ofrece una garantía total, garantizará el 100% del desembolso inicial del usuario; esto es, el banco devolverá, al final del periodo de la inversión, todo lo que se puso, con ganancias si las ha habido, sin pérdidas si las ha habido. Si ofrece una garantía parcial el usuario podría tener perdidas, ya que no está garantizada la totalidad de su desembolso inicial. “De esa manera el usuario tiene la “certeza” de que va a conservar el valor de su inversión”, dicen los técnicos de la asociación, que recuerdan que estos fondos suelen tener una vida de 5 años.

Estos garantizados, según publican medios de comunicación como 'Cinco Días', dominan el lanzamiento de nuevos fondos en el primer mes del año, “ante la obligación de las gestoras de afrontar vencimientos -por un total de 14.000 millones en 2013- y la mejoría del entorno de mercado. Los garantizados son además el comodín con el que atraer ahorro hacia los fondos desde los depósitos”, advierten los expertos; la banca trata de adaptarse en el mercado de depósitos frente al aviso del Banco de España, y ya va buscando herramientas para atraer a los ahorradores a productos más vinculados con la inversión.

Pero, antes de contratarlos, el usuario debe analizar su rentabilidad, el periodo de tiempo de la inversión y las comisiones que conlleva. Se corre el riesgo de que la entidad financiera no cumpla con lo estipulado si el usuario solicita el reembolso anticipado de sus ahorros. Se tendrá un riesgo de liquidez, ya que la garantía, en la mayoría de casos, se ejecutará al vencimiento. Si el ahorrador quiere que se le reembolse su dinero anticipadamente, parcial o totalmente, no tendrá garantizada su rentabilidad mínima ni el capital invertido. Y la garantía, además, no está avalada por el Estado, de modo que si el banco o la gestora quiebran, puede haber problemas.

En general, éste tipo de fondos no suelen obtener pérdidas, ya que invierten en productos muy seguros como deuda de alta calidad. Pero sí que ha habido casos en los que la entidad financiera ha tenido que intervenir para restituir las pérdidas del fondo con su garantía. Sea como sea, el usuario debe de informarse y analizar las carteras de inversión de los distintos fondos garantizados. Tendrá que estudiar la fecha de vencimiento de la garantía (a partir de esa fecha el banco no cubrirá las posibles pérdidas) y cuando finalice el plazo deberá decidir si le conviene permanecer en el fondo con las nuevas condiciones, o por el contrario quiere reembolsar su dinero. Antes de contratar éste producto la entidad debe informar a los usuarios sobre los riesgos que conlleva el producto y asegurarse de que los comprenden.

Fondos sobre depósitos

Los Fondepósitos son instrumentos de ahorro, fondos de inversión que invierten en depósitos, casi la totalidad de su cartera está compuesta por estos productos. Invierten en depósitos a un año y diversifican su cartera de inversión, ya que no invierten más de un 20% de ella en la misma entidad, su cartera también puede estar compuesta por valores de renta fija pública o privada. Durante estos años  se han caracterizado por ser mucho menos rentables que los depósitos bancarios; “existe un bombardeo de artículos en los que se destacan sus “bondades”, pero no es oro todo lo que reluce...” dicen al respecto los técnicos de ADICAE.

Muchos destacan su liquidez, ya que en 48 horas se podrá disponer de nuevo de ese dinero, pero pocos son los que hacen referencia a la comisión por reembolso que aplican muchas gestoras.
Supuestamente, tienen una mejor rentabilidad que los depósitos, ya que permiten demorar la retención de los intereses generados, en cambio en los depósitos la retención se aplica cuando se abonan los intereses. Las ganancias de un fondepósito tributarían cuando quisiéramos disponer de nuestros ahorros. Esa característica es aplicable a los fon depósitos y al resto de fondos de inversión colectiva.

También hay que tener en cuenta sus desventajas. La principal es que nuestra inversión no está garantizada por el Fondo de Garantía de Depósitos, por lo que podríamos perder nuestros ahorros si la gestora quebrase. Además, en los Fondos de Inversión de renta variable podríamos perder dinero, ya que si los valores no tienen la evolución esperada podríamos obtener pérdidas, que se verían aumentadas con las comisiones correspondientes. Su rentabilidad puede parecer atractiva debido, exclusivamente, a la limitación recomendada por el Banco de España, algunos pueden ofrecer una rentabilidad  del 3%. “Pero no todos, al contrario de lo que quieren hacernos ver. No se engañe, si contrata un fondepósito no va a obtener una gran rentabilidad, ni mucho menos”.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente