Impositores USUARIOS

Sábado, 22 de Septiembre de 2018

"La banca en la sombra elude cumplir normas de solvencia, supone riesgo y puede acabar en más quiebras"

ADICAE detecta nuevamente un repunte de la banca en la sombra, operaciones fundamentalmente entre los propios bancos e inversores mayoristas, no consumidores, que tienen como objetivo convertir en objeto de compraventa toda operación que estos bancos sí realizan con los minoristas. Su descontrol ocasionó la crisis de las subprime en EEUU, origen de la actual crisis, y lejos de controlarse está volviendo a repuntar sobre todo en Europa. Urge una acción supranacional que ponga límites a estas actividades opacas, tal y como explica en esta entrevista el responsable de Comunicación de ADICAE, Fernando Herrero.

29-07-2013

Ampliar imagen

P: ¿Qué es la banca en la sombra?

R: Es el conjunto de entidades y actuaciones que se llevan a cabo fuera de la regulación y fuera del control de los supervisores. De esta manera, ni los propios reguladores, ni mucho menos los inversores, pueden ver en las cuentas y en los balances tradicionales de estas entidades determinadas operaciones. Es decir, la banca en la sombra es un conjunto de operaciones que eluden el cumplimiento de determinadas normas que debe cumplir la banca para garantizar su solvencia, y que en consecuencia suponen un riesgo. Una entidad asume un excesivo riesgo y puede acabar en una situación de quiebra o cierre.

Pero es un uso ilegal o distinto, fuera de la ley, de banco normales ¿no?

La Banca en la sombra, es banca. La diferencia es que es una banca, o unas actuaciones dentro de la banca, que se realizan al margen de la supervisión tradicional y de los controles tradicionales. Pero hablamos de entidades financieras, registradas y legales, y no hablamos de “chiringuitos” que dan crédito o captan ahorro sin autorización; sino que cuentan con todos los parabienes.

¿Y qué tipo de productos ofrece está banca en la sombra? ¿Qué operaciones nos ofrece?

Normalmente no actuá directamente con los ciudadanos, con los consumidores; sino que lleva a cabo operaciones, en ocasiones, con productos que le ha contratado algún consumidor (como una hipoteca). En realidad lo que hace la banca en la sombra es conformar paquetes con productos que ella ya ha vendido o ha concertado, y los revende. Esto genera una espiral en la que, por ejemplo, una hipoteca se vende en trozos a una institución, que a su vez lo vende en trozos a otra; sin ningún control de todo este proceso y de qué riesgo asume la última entidad que ha comprado ese trozo de hipoteca, hablando coloquialmente.

Estas quiebras han generado problemas, que al final sí que han pagado los ciudadanos a través de ayudas a la banca, recortes en el estado de bienestar

Esto es lo que pasó, por ejemplo, con la crisis de las hipotecas "subprime" en EEUU, que más que un problema para los usuarios fue un problema para el sistema financiero y para la economía en sí misma, porque esos ciudadanos que no podían pagar la hipoteca dejaron en una situación de quiebra a un conjunto de entidades que habían arriesgado más de la cuenta y de manera especulativa. Estas quiebras han generado problemas, que al final sí que han pagado los ciudadanos a través de ayudas a la banca, recortes en el estado de bienestar... a través de toda clase de medidas de política económica.

Afectados directamente no, pero sí existe un riesgo, un peligro, que además ha crecido por lo que dicen los bancos...

Sí, hay dos peligros de la Banca en la sombra hacia los consumidores. Por un lado, un peligro indirecto, el peligro de que una entidad al operar como banca en la sombra asuma un riesgo desproporcionado y fuera de control y acabe en la quiebra. A lo mejor esa entidad, además de operar como banca en la sombra, estaba captando depósitos de usuarios que no puede reembolsar por la situación en la que se encuentra.

Ampliar imagen

Por otro lado, estas entidades también ofrecen productos como alternativa a los depósitos, productos de inversión estructurada, es decir, productos complejos en los que dentro de ese paquete que venden al usuario, hay valores o productos de otra entidad que a lo mejor no está regulada... Una cosa como ocurrió con el caso de Lehman Brothers, en la que por ejemplo en España se vendieron muchísimos productos como si fueran depósitos y que sin embargo, con la quiebra de esa entidad dejaron sin sus ahorros y sin su dinero a decenas de miles de pequeños ahorradores, de familias.

Hay por tanto una doble vía de posible perjuicio; la indirecta, porque esa entidad quiebra y en consecuencia eso puede tener efectos directos sobre los consumidores que eran clientes de ese banco; y la directa, que sería la venta de productos, de paquetes de productos estructurados complejos, que en su propia definición y en su desarrollo están fuera de todos los controles que la regulación establece para garantizar que una entidad no quiebra.

Los datos dicen que la banca en la sombra en EEUU ha decrecido, pero en Europa está creciendo. ¿Qué tendría que hacer la UE en concreto para ponerle freno, para poner dentro de la regulación todas estas operaciones?

Probablemente no hubiera sido posible el desarrollo de ese volumen de banca en la sombra sin esos dos elementos; sin un alto grado de especulación y por tanto riesgo, y por otro lado, sin la existencia de paraísos fiscales que son un elemento que permite también eludir la regulación, en este caso fiscal

El ejemplo de la Banca en la Sombra, es un ejemplo de la globalización de la economía, de la vida, y especialmente del sector financiero. Con lo cual, la regulación de este tipo de actividades es muy difícil de llevar a cabo en un solo país, en un sólo estado miembro; por eso la UE debería intervenir, y parece que tiene esa intención y ese interés, para establecer unas reglas del juego: si tiene que haber banca en la sombra porque pueda tener efectos positivos, que la haya, pero que no se asuman más riesgos de los debidos, ya que acaban derivando hacia la economía real y los consumidores, directa o indirectamente.

Básicamente, la regulación de la Comisión Europea debería ir en la vía de catalogar en detalle qué considera Banca en la Sombra, qué operaciones adquieren esta denominación y qué requisitos deben cumplir tanto esas operaciones, como las entidades que las llevan a cabo. Todo esto para dar unas mínimas garantías, o como mínimo facilitar una información transparente, de manera que cualquier entidad o cualquier ciudadano sepa a qué se puede exponer cuando opere o trabaje con productos comercializados por ese banco, por esa banca en la sombra.

Pero...¿Por qué tiene que haber una Banca en la Sombra? ¿por qué no puede haber transparencia en todas las operaciones? ¿Necesita la economía mundial una banca en la sombra?

La Banca en la Sombra tal y como está definida hoy tiene como posibilidad o potencialidad el constituirse en una fuente de financiación añadida para el sector financiero, para las entidades que necesitan muchas veces financiación. El problema es que esa operativa de banca en la sombra la lleva a cabo una entidad financiera, pero no siempre involucra solo a entidades financieras, sino puede involucrar a inversores o a otras empresas que no son financieras y que por tanto no están sometidas a la regulación financiera. Eso es lo que dificulta ese control y lo que ha dado lugar a esa denominación de Banca en la Sombra.

Desde luego, si se regula, lo primero es llevar a cabo una serie de actuaciones para poder dejar de llamarla banca en la sombra, llamarla como consideremos, y que pueda cumplir esas funciones pero con luz y taquígrafos, y sin esa excesiva exposición al riesgo.

Justo cuando hablamos de banca en la sombra, todo opaco, nos viene a la cabeza los paraísos fiscales... ¿Colindan estos dos conceptos?

No están necesariamente unidos, pero sí de alguna manera ligados. Tanto los paraísos fiscales como el concepto de especulación, que está muy directamente ligado. Probablemente no hubiera sido posible el desarrollo de ese volumen de banca en la sombra sin esos dos elementos; sin un alto grado de especulación y por tanto riesgo, y por otro lado, sin la existencia de paraísos fiscales que son un elemento que permite también eludir la regulación, en este caso fiscal, como hace la banca en la sombra.

Ampliar imagen

Estamos pintando los bancos como malos, porque realmente tiene ese riesgo. ¿Hemos aprendido algo en este tiempo de crisis o esto es una bola imparable que no podemos controlar?

Desde ADICAE venimos diciendo que en esta crisis todo apunta a que se pretende salir de ella en falso, casi para volver a la situación que la originó; a la situación de burbuja, a la situación de descontrol... más bien parece que se estuviera haciendo un mero maquillaje para simplemente hacer borrón y cuenta nueva. Eso es una situación imposible, no es viable, y la salida tiene que venir por cambios profundos y reformas profundas, por un lado en el mercado financiero y en la perspectiva que tienen los consumidores cuando se relacionan con el sistema financiero, por otro.

Es difícil decir, a día de hoy, si el futuro a corto o medio plazo va a permitir esos cambios. Hay bastantes presiones y bastantes intereses en juego que están tratando de impedir cambios en profundidad, reformas de fondo, y esa banca en la sombra aunque es algo desconocido para los ciudadanos y que no nos toca de manera directa en el día a día, al final influye en la situación en la que están las entidades financieras, con las que sí hablamos y nos relacionamos. Debería, no decimos extinguirse, pero sí eliminarse las condiciones que han hecho de ella una banca peligrosa, y ese sería uno de los elementos por los que debería ir la línea de actuación.

La UE debería regular, acotando qué tipo de operaciones podían llevarse a cabo o no y de qué manera; qué mecanismos de transparencia, no puede ser que una entidad opere y en sus estados contables convencionales no refleje operaciones de enorme volumen económico

Para evitar esos riesgos inherentes, ¿qué habría que hacerse? ¿Regular, controlar más? ¿Qué debería hacer la UE?

La UE debería regular, acotando qué tipo de operaciones podían llevarse a cabo o no y de qué manera; qué mecanismos de transparencia, no puede ser que una entidad opere y en sus estados contables convencionales no refleje operaciones de enorme volumen económico; y por otro lado, establecer unos mecanismos de control, unas garantías de supervisión, porque si regulamos pero nadie vigila y hace efectiva esa regulación, estaremos en las misma situación. Entonces esas serían las tres patas: qué puede hacer y cómo la banca en la sombra; cómo debe reflejar eso que hace en información pública; y cómo se supervisa y se vigila que esa banca cumple con toda esa regulación.

Por último, detrás de todo eso ¿qué hay? ¿Avaricia insaciable de las entidades financieras? ¿Por qué tienen que darse este tipo de operaciones, este tipo de productos?

Este tipo de actividad se lleva a cabo porque donde hay negocio y posibilidad de beneficio, hay gente dispuesta a llevarlo a cabo. Cuando la especulación tradicional en el mercado bursátil se ve limitada y sobre todo se ve regulada, se buscan otras vías de actuación por parte de las entidades. También ocurre esto porque las entidades financieras han atravesado una situación en la que tenían dificultades para financiarse y obtener liquidez, y en consecuencia ante esa necesidad y esa demanda, surge esa oferta. Esa banca en la sombra que con diversas operaciones, de toda clase especulativa, podía dar esa financiación, y todo ello en un entorno en el que las fronteras se difuminan. No hablamos de paises, no hablamos de estados, sino que hablamos del mundo; y ahi es donde surgen dificultades añadidas, una regulación a nivel internacional que siempre tiene una mayor complejidad.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente