Impositores USUARIOS

Miércoles, 21 de Noviembre de 2018

ADICAE propone a la UE mejor protección al consumidor en su Directiva de comisiones bancarias

ADICAE ha concluido su pliego de alegaciones a la propuesta de Directiva europea sobre comisiones en cuentas corrientes, texto que la UE quiere usar para homogeneizar estos productos a nivel comunitario y asegurar que todos los consumidores puedan tener una cuenta de pago básica. La asociación cree que Europa deja los costes de las comisiones demasiado al libre mercado, y pide más precisión y protección al consumidor.

11-09-2013

Ampliar imagen

La propuesta de Directiva 2013/0139, pretende regular las normas sobre transparencia y comparabilidad sobre comisiones en cuentas, en particular la información que debe darse a los consumidores y usuarios, y quiere precisar las condiciones en las que se hacen traslados de cuentas a través de Europa, así como garantizar que todos los usuarios tengan acceso a una cuenta básica sea cual sea su situación económica. Para ello la propuesta solicita a los Estados miembros la elaboración de una lista de aquellos servicios de pago de mayor uso en el país respectivo en orden a establecer posteriormente una denominación y definición homogénea para todos los Estados miembros. Asimismo, impone a las entidades la entrega al consumidor de un documento informativo y un glosario en el que consten todas las comisiones y su concepto. Y, en aras a esa transparencia pretendida, prevé que los proveedores de servicios de pago proporcionen a los usuarios un documento en que conste las comisiones que les han sido cargadas de manera anual.

Esta propuesta de Directiva, con las apreciaciones que plantea ADICAE, deberá dotar de un instrumento mejorado para los consumidores de los países miembros de la Unión Europea. Y puede suponer una mejora para los consumidores en España, país que, como reiteradamente han planteado diversas instituciones Europeas, es uno de los más caros en cuanto al cobro de comisiones. Según un estudio de ADICAE, las comisiones aplicadas a las tarjetas de crédito han sufrido un incremento del 59,73% desde 2007. Y también pasa lo mismo con la comisión por disponer de efectivo en cajeros a débito de la propia red; en el año 2007 el porcentaje medio de comisión aplicado era del 1,01% y hoy es del 1,41%, lo que supone un incremento del 56,43%.

La competencia que no se da

El problema, que la propuesta europea se centra exclusivamente en la transparencia e información, pero no corrige, insiste en, el principio de “libre competencia” que existe a la hora de fijar la cuantía de las comisiones. Se trata de un criterio que se ha mostrado en su actual configuración como insuficiente, pues no es capaz de rebajar el precio de las comisiones, bien al contrario. Ello implica que la nueva directiva no solo debe exigir una información y transparencia totales por parte de los proveedores de servicios de pago, sino que además debería configurar unos límites, parámetros y criterios para modular el alcance y cuantía de las comisiones.

Resulta fundamental imponer criterios y limitaciones que permitan configurar de forma expresa qué se entiende por “razonabilidad” por ley

En ADICAE entendemos que el propio borrador de la Directiva permite establecer tales parámetros y criterios. Así, el artículo 17 en sus apartados primero y segundo, establece que las comisiones, tanto de las cuentas de pago básicas, como aquellas que se dan por incumplimiento de los compromisos contraídos en un contrato con el proveedor del servicio de pago, sean “razonables”. Esta “razonabilidad” debería no sólo resultar extensiva a todo tipo de comisiones de manera teórica, sino que resulta fundamental imponer criterios y limitaciones que permitan configurar de forma expresa qué se entiende por “razonabilidad” por ley. Junto a esta plasmación de requisitos estrictos, y para evitar posibles y futuros perjuicios a los consumidores, sería necesario exigir a los Estados miembros ejercer un control y una protección efectiva de los derechos de los consumidores en orden a vigilar la aplicación de comisiones cuando estos contratan con las entidades.

Homogeneizar precios a la baja

Ampliar imagen

Entre las primeras alegaciones de ADICAE está la siguiente: “Cuando a juicio de la Autoridad bancaria Europea se constate una diferencia elevada de coste entre comisiones sustancialmente idénticas de distintos países o bien respecto de la media del conjunto de países, la Autoridad Bancaria dictará las directrices y pautas necesarias para limitar y reducir tales diferencias de costes. A estos efectos, los Estados donde se ofrezcan tales comisiones elevadas velará mediante el organismo regulador oportuno porque se apliquen tales criterios con eficiencia”. Uno de los principales problemas está en que, objetivamente, el precio de las comisiones en países como España es caro, muy superior a otros países.

Se hace necesaria una intervención de la Autoridad Bancaria Europea para, una vez detectado el problema de los sobrecostes, se marquen pautas y criterios para que los Estados en cuyo país se ofrezcan las comisiones más caras articulen pautas permitiendo un descenso de las mismas

Algo que choca con la filosofía europeísta: en la búsqueda de un mercado único en servicios financieros que mejore las ofertas comparativas y dé cumplimiento al principio de protección a los consumidores, no cabe la existencia de distorsiones en el precio de los servicios y productos entre países miembros. Por tanto, en aras de esa homogeneización y transparencia, se hace necesaria una intervención de la Autoridad Bancaria Europea para, una vez detectado el problema de los sobrecostes, se marquen pautas y criterios para que los Estados en cuyo país se ofrezcan las comisiones más caras articulen dichas pautas permitiendo un descenso de las mismas.

Registro y control de comisiones

Otra de las alegaciones de ADICAE va en la línea de dar más precisión y contenido legal al control público de las comisiones en Europa: “Los Estados miembros designarán el organismo público regulador responsable de verificar el contenido de los documentos informativos y glosarios aquí descritos, en particular, la claridad, sencillez en su redacción y la adecuación a los límites y criterios de aplicación de las comisiones. A tal fin establecerán un procedimiento de control específico”, de tal manera que, a juicio de la asociación, la Directiva debe incluir que “no podrá cobrarse una comisión sin que esté previamente comprobada y registrada en este organismo regulador público”.

Se ha de considerar abusiva toda aquella comisión bancaria que supere en un 25% el coste medio aplicado para el conjunto de las comisiones de idéntico concepto en la UE

Asimismo, ADICAE propone que los estados miembros establezcan en su normativa específica los criterios básicos de aplicación de comisiones conforme a los siguientes principios: “a) No se podrán establecer ni cobrar comisiones por conceptos que supongan un cobro desproporcionado respecto a la prestación del servicio solicitado por el consumidor. b) No procederá el establecimiento ni el cobro de comisiones por servicios o actuaciones que ya se cobren por un servicio que de forma esencial responda al mismo o semejante fin. c) El incremento de comisiones nunca podrá suponer un incremento superior al incremento del IPC anual del país correspondiente al periodo en que se suban. d) El cobro de las comisiones nunca podrán ser regresivo respecto a la cuantía de las cantidades depositadas por los consumidores en sus cuentas. e) Se considerará abusiva toda aquella comisión bancaria que supere en un 25% el coste medio aplicado para el conjunto de las comisiones de idéntico concepto en la UE.

Contra las falsas 'cero comisiones'

Ampliar imagen

ADICAE propone mención expresa en la futura Directiva europea a la prevención de campañas de 'cero comisiones' demasiado comunes y demasiado engañosas en España. Así, las alegaciones de la asociación incluyen esta mención: “en las comunicaciones comerciales e información precontractual, por las que se ofrezcan al consumidor la posibilidad de no pagar determinadas comisiones a cambio de la contratación de productos y servicios financieros, las entidades de servicios pago oferentes: No utilizarán en su denominación comercial una expresión o imagen que pudiera crear en el consumidor la impresión de que se eliminan todas las posibles comisiones existente, cuando sólo se eliminen algunas. Harán mención expresa de las comisiones que se cobran por los productos y servicios que el consumidor deba contratar para beneficiarse de estas ofertas.

Los Estados Miembros deben velar por que los proveedores de servicios de pago informen a los consumidores de cuáles son los productos más adecuados a sus necesidades, en relación con sus características personales y económicas, aun cuando ello suponga no contratar un paquete de servicios

Y los Estados miembros velarán por el establecimiento de un mecanismo específico eficaz para controlar y supervisar estas ofertas con carácter previo, mecanismo que incluye la información que tienen las propias entidades, pero también las web comparadoras que están ganando espacio con gran rapidez. Así, “Los Estados miembros establecerán un sistema de autorización previa para sitios web, gestionados por operadores privados, que permitan comparar las comisiones aplicadas por los proveedores de servicios de pago por los servicios conexos a cuentas de pago. Asimismo se incluirán todas las ofertas de eliminación de determinadas comisiones”.

Al fin, prevención contra los productos vinculados, clave básica en esas ofertas de cero comisiones: “cuando para la contratación de un producto o servicio, el proveedor de servicios de pago establezca la necesidad de contratar una cuenta de pago donde ingresar o adeudar  el importe que en su caso corresponda por la contratación de dicho producto o servicio, la cuenta no deberá conllevar gastos ni comisiones para el consumidor por los servicios inherentes al mismo”. Y “los Estados Miembros velarán por que los proveedores de servicios de pago informen a los consumidores de cuáles son los productos más adecuados a sus necesidades, en relación con sus características personales y económicas, aun cuando ello suponga no contratar un paquete de servicios”.

Derecho de acceso a una cuenta de pago básica

Otro de los objetivos de esta Directiva es garantizar por normativa europea que todos los ciudadanos de la UE pueden acceder a una cuenta corriente sea cual sea su situación económica. La propuesta de la Comisión establece que haya al menos una entidad bancaria en cada estado que provea cuentas básicas para todos los ciudadanos. ADICAE considera que establecer un mínimo de una entidad capaz de ofrecer este tipo de cuentas resulta muy poco para garantizar una adecuada oferta y prestación de este servicio de cuenta de pago básica, así que propone elevar el límite a tres entidades.

En este sentido, la asociación alega: “los Estados miembros velarán por que los consumidores que residan legalmente en la Unión tengan derecho a abrir y utilizar una cuenta de pago básica. Este derecho será válido con independencia del lugar de residencia del consumidor. Los Estados miembros velarán por que el ejercicio de este derecho no resulte demasiado difícil o gravoso para el consumidor. En ningún caso se exigirá para abrir esta cuenta otros criterios, requisitos y plazos que se exigen a quienes abren una cuenta normal en dicha entidad. El coste de comisiones de las mismas no puede ser superior al 50% del gasto medio de las comisiones aplicadas por idéntico concepto en el Estado durante el periodo anual inmediatamente anterior”. Y también propone, en fin, que los posibles traslados de cuenta a nivel europeo no sean perjudiciales para el consumidor.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente