Impositores USUARIOS

Sábado, 22 de Septiembre de 2018

Cómo detectar las principales condiciones abusivas que impone la banca en contratos de ahorro e inversión

Negación de la prestación de servicios de asesoramiento, obligación de adquirir productos vinculados, o exoneración de responsabilidad son las condiciones abusivas más utilizadas por la banca en productos de ahorro e inversión. Tras el estudio de 278 contratos, ADICAE ha detectado 60 de ellas impuestas por 19 entidades.

13-02-2014

Ampliar imagen

El número de contratos analizados por ADICAE para la elaboración del informe 'Análisis de ADICAE de cláusulas abusivas en contratos bancarios 2013' se eleva a 278, correspondientes a todo tipo de productos y servicios financieros, tanto de crédito como de ahorro. En el apartado de ahorro e inversión, la asociación ha detectado un total de 60 cláusulas abusivas, incluidas en los contratos de 19 entidades financieras.

El ranking está compuesto por las siguientes entidades: Banesto (10 cláusulas), BBVA (9), Novacaixa Galicia Banco (6), La Caixa (5), Bankia (5), Bankinter (3), CajaMar (3), Caja España (3), Banesto (3), Bancaja (2), Banco Popular (2), Banco Mare Nostrum (2), Caja Canarias (2), Ibercaja (1), Caja Laboral (1), CajaSur (1), Caja Castilla La Mancha (1), Caja Rural de Granda (1).

Lidera esta clasificación Banesto, especialmente con un producto denominado 'Contrato Financiero a Plazo' que en realidad es un depósito estructurado. En él se indica, por ejemplo, que “el banco ha diseñado un Contrato Financiero a Plazo a medida de lo solicitado por el cliente”, cuando la redacción de todos los contratos analizados es prácticamente idéntica.

También está considerada una mala práctica bancaria obligar a los consumidores a realizar la vinculación diversos productos – como una cuenta- a un producto de ahorro, tal y como exigen muchas entidades. Estas cuentas conllevan un coste para los clientes. 

En unos contratos de fondos de inversión se ha detectado que los bancos intentaban evaluar la conveniencia de estos productos para el cliente, cuando no es necesaria dicha evaluación ya que el legislador no considera que se trate de un producto complejo. También se han encontrado cláusulas con frases como “el cliente reconocer haber recibido dicha información y manifiesta entenderla”, relativa a la información precontractual. Esta cláusula sería abusiva ya que determina la exclusión o limitación de la obligación del banco de respectar los acuerdos o compromisos adquiridos.

Otra falta grave son las cláusulas de exoneración de responsabilidad, con redacciones como “el titular exime a Bankia de toda responsabilidad”, “los titulares relevan a la caja de toda responsabilidad” o “el cliente manifiesta expresamente que la operación a que se refiere este contrato se adecua fiel e íntegramente a su experiencia inversora y financiera”. Según el artículo 86 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, se considerarán cláusulas abusivas aquellas que limiten o excluyan de responsabilidad al empresario, o que limiten o priven al consumidor y usuario de los derechos reconocidos por normas impositivas o imperativas.

También es abusivo incluir cláusulas de compensación de saldos. Es decir, aquellas mediante las cuales el banco intenta asegurarse el derecho de 'coger' dinero de una cuenta de nuestra propiedad para 'compensar' unos números rojos en otra. Según el artículo 85 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios son cláusulas abusivas las que suponen la supeditación a una condición cuya realización depende solo de la voluntad del empresario para el cumplimiento de las prestaciones.

Múltiples problemas con el 'asesoramiento'

Entre otros aspectos, en estos contratos se indica que los clientes han sido informados por los bancos de los riesgos, y que los clientes deben buscar asesoramiento, negándose que la información facilitada por el banco pueda considerarse asesoramiento financiero. Sin embargo la Comisión Nacional del Mercado de Valores considera que en todos los casos en los que se haya prestado un servicio de asesoramiento, aunque no haya sido formalizado como tal, tanto si es de forma continuada como de forma puntual para una determinada operación, la entidad está obligada a realizar una evaluación de la idoneidad, teniendo en cuenta todos los elementos que son necesarios para la misma. 

La normativa MiFID dispone que no solo es necesario que la entidad entregue la información a los consumidores, sino que además debe cerciorarse de que al cliente le quede clara. Además el artículo 64 del Real Decreto 217/2008 dispone que el servicio de asesoramiento de los productos de inversión no implica la realización de un contrato, basta con que conste la recomendación personalizada al cliente de manera escrita.

Algo de lo que pecan muchos de los contratos analizados es de oscuridad a la hora de especificar de manera clara cual es el objeto que tienen los contratos de asesoramiento, así como del importe que debe pagar el consumidor por dicho servicio.

Tal y como denunció ADICAE tras la campaña de revisión de contratos enmarcada en el 'Proyecto Educando a los usuarios de servicios financieros: por un nuevo consumidor responsable, activo y crítico' realizado en 2013, la mitad de los contratos financieros tienen cláusulas abusivas. Si usted sospecha que está siendo víctima de abusos por parte de la banca, póngase en contacto con la sede de ADICAE más cercana a su domicilio.

 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente