Impositores USUARIOS

Domingo, 27 de Mayo de 2018

Europa necesita reguladores con inciativa propia para hacer frente a los abusos financieros

El estudio del Parlamento Europeo 'Consumer Protection Aspects of Financial Services' pone sobre la mesa de las instituciones europeas, una vez más, la necesidad de mejorar la protección a los consumidores de servicios financieros, un campo en el que todavía queda mucho camino por recorrer.

16-04-2014

Ampliar imagen

Hay un consenso generalizado sobre que la educación financiera es necesaria. Sin embargo, para los economistas de la consultoría London Economics que han redactado el estudio 'Consumer Protection Aspects of Financial Services' ('Aspectos de protección al consumidor de servicios financieros'), no es suficiente, ya que, aunque mejore su formación en este campo, los consumidores se enfrentan a productos cada vez más complejos, con el riesgo añadido de que pueden ser a muy largo plazo, o que pueden desconocer, por ser productos nuevos o cuya contratación no es habitual. Por eso, este informe lanza una serie recomendaciones para lograr una correcta protección de los consumidores frente a las entidades financieras, que abordan desde la mejor información hasta un papel más activo de los reguladores, pasando por la necesidad de un sistema para resolver el sobreendeudamiento personal para toda la UE.

Información menos desigual

El primer conjunto de recomendaciones del estudio versa sobre la necesidad de disminuir la desigualdad de información entre los consumidores y los proveedores de servicios financieros. Así, partiendo de que los consumidores siempre deben recibir por parte del vendedor una información simple, comparable y exacta de un producto o servicio financiero antes y después de la compra, se reconoce que una mayor cantidad de datos no resuelve la complejidad de los productos. Hay que asegurarse de que los consumidores entienden plenamente la operación y las consecuencias que puede acarrear en su economía a largo plazo. Por ello, no se pude simplificar la información a la ligera. Se sugiere que se incluyan ejemplos basados en la experiencia del consumidor medio. Algo que llega poco después de que se aprobara la Directiva Europea sobre crédito hipotecario que recoge ya esta idea.

Otra de las recomendaciones pasa por la puesta en marcha de un sistema por el que, para la contratación de productos complejos (hipotecas de riesgo, por ejemplo), la entidad alentaría a los consumidores a buscar asesoramiento financiero independiente. Sin embargo, este estudio deja la puerta abierta a que sea el consumidor quien pague por el asesoramiento, por lo que en cierta manera se crean las bases para que surja un nuevo negocio financiero en torno a los productos complejos, en lugar de plantear regular con firmeza su existencia. Una forma de hacer pagar por lo que en realidad es un derecho de los consumidores, recibir información clara y objetiva, y que deja claro que la banca presiona para que su negocio no se resienta en un marco de mayor protección a los consumidores.

Vigilar, no solo esperar a las reclamaciones

El siguiente grupo de recomendaciones buscan fomentar que los reguladores tomen un rol activo e impongan sanciones más fuertes en la defensa de los consumidores, de manera que se disuada a las entidades de dañar a los consumidores. Se insta a que los reguladores, en lugar de meramente responder a las quejas de los consumidores, velen porque los mercados financieros funcionen bien. En este sentido, el estudio cree que las autoridades pueden hacer un uso regular de encuestas de satisfacción o métodos como el 'mystery shopper'.

En esta vigilancia del mercado, los reguladores deben identificar los productos financieros que suponen altos costes de transacción (comisiones, cargas...), de manera que debe asegurar que lo que se cobra al consumidor esté de acuerdo con el coste real de la operación, así como prevenir que se impongan cobros excesivos para productos ya de por sí caros o que implican un gran número de operaciones.

Las sanciones a las entidades por mal comportamiento o conducta inapropiada a la hora de comercializar un producto financiero deben ser más contundentes, para aumentar el efecto disuasorio. Las instituciones financieras deberían indemnizar de manera sistemática a los afectados por la venta abusiva de estos productos. Es destacable que se insta a la UE ha facilitar la reparación colectiva de los afectados, mediante la aplicación de la Recomendación de la Comisión, de 11 de junio de 2013, sobre los principios comunes aplicables a los mecanismos de recurso colectivo de cesación o de indemnización en los Estados miembros en caso de violación de los derechos reconocidos por el Derecho de la Unión.

Reparación fácil, rápida y barata

Hay también una recomendación para garantizar que, en caso de problemas, los consumidores puedan obtener una reparación con facilidad. Los consumidores deben tener acceso a un sistema de resolución rápido, eficiente, independiente y de precio reducido para hacer frente a las diferencias que puedan tener con las entidades financieras. La figura del 'ombudsman' financiero o instituciones similares en determinados países puede ser una referencia.

Un plan de pagos para los sobreendeudamientos

Por último, este estudio piensa en los consumidores que, por acontecimientos inesperados, como la pérdida de empleo o la enfermedad, se ven sin capacidad para afrontar sus obligaciones financieras. En tales casos, los consumidores deben poder acceder en toda la UE a mecanismos sencillos y justos para resolver situaciones de sobreendeudamiento y tener una “segunda oportunidad”. Sistemas de quiebra personal que no están presentes en todos los Estados Miembro. 

Este estudio platea que se considere seriamente adoptar en toda la UE un modelo único para la hacer frente al sobreendeudamiento personal, siguiendo el modelo propuesto por el Financial Service Consumer Group (organismo en el que ADICAE participa). Un sistema que supusiera un proceso administrativo sin necesidad de pasar por los tribunales, en el que un consejero determinara la solución para cada caso, estableciendo un plan de pagos. 

Más y mejor protección

El estudio concluye que la mala comercialización de ciertos productos hipotecarios en Estados Unidos y en ciertos países de la Unión Europea contribuyó de forma decisiva a desatar la crisis financiera. Sin embargo, también se dice que otros productos financieros, aunque pueden ser potencialmente peligrosos para los consumidores, no desestabilizan los mercados financieros (como si esto los hiciera menos dañinos), y se reconoce que entre 2000 y 2007 hubo una proliferación de productos financieros cada vez más complejos que los consumidores no estaban preparados para contratar. Por eso la conclusión final es que la protección a los consumidores debe ser reforzada de forma global, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de ellos no pueden acudir a servicios financieros en países donde la regulación les da más garantías.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente