Impositores USUARIOS

Sábado, 21 de Octubre de 2017

Que no te líe el banco: no hay ningún producto vinculado legalmente obligatorio a la hora de contratar una hipoteca

Los bancos 'obligan' a contratar seguros de hogar o de vida, planes de pensiones, tarjetas...para contratar una hipoteca. Con la normativa en la mano ni siquiera es obligatorio que el consumidor contrate un seguro contra incendios, ya que solo dice que la vivienda debe estar asegurada y es al banco al que se le obliga tener este seguro.

12-09-2014

Ampliar imagen

A la hora de contratar una hipoteca las entidades financieras suelen ofrecer la contratación de una serie de productos con los que el consumidor conseguirá rebajar el diferencial de su crédito hipotecario. Estos productos son seguros de hogar o de protección de pagos, cuentas para domiciliar la nómina, tarjetas, planes de pensiones,... sin embargo, con las normativas en la mano, la contratación de estos productos no es obligatoria.

Productos financieros vinculados

El artículo 12 de la Orden 2899/2011 sobre transparencia bancaria da carta de naturaleza a una situación que, de hecho, imponen las entidades financieras. El que “solo resulte posible la contratación del servicio bancario vinculado a la contratación de otros en las condiciones ofertadas” tiene su origen en la voluntad de la entidad que lo impone. Así, parece imposible que un préstamo hipotecario se contrate de manera individualizada, cuando en realidad es una práctica de las entidades que responde en exclusiva a sus intereses.

La Directiva 2014/17 de la Unión Europea (UE), que será de obligado cumplimiento para España antes de mayo de 2016, hace referencia a este asunto. Y prohíbe, con salvedades, las prácticas de 'ventas vinculadas', es decir, la venta de paquetes constituidos por contratos de crédito y otros productos financieros cuando el contrato de crédito “no se ofrezca al consumidor por separado”. Es decir, cuando lo que se venda forme un paquete único de varios productos.

El artículo 12.1 de esta Directiva remite a los Estados miembros de la UE para que decidan si permiten a las entidades de crédito vender estos paquetes si pueden demostrar que los productos se ofrecen a precio de mercado o acarrean un claro beneficio para el consumidor. Como vemos, los intereses de las entidades han quedado protegidos en la Directiva. Pero sigue sin ser obligatorio contratar este tipo de productos.

El caso de los seguros

Sin duda el supuesto más habitual de esta práctica es el del seguro de incendios, o daños. Según la Ley del Mercado Hipotecario los bienes sobre los que se constituya la hipoteca “deberán contar con un seguro contra daños adecuado a la naturaleza de los mismos”. Este seguro se exige legalmente ya que el inmueble actúa como garantía de cobro para el prestamista -el banco-. Si se destruye la vivienda la garantía desaparecería, por lo que la existencia de un seguro de daños evita la desaparición de la garantía.

El hipotecado tiene todo el derecho del mundo a elegir la compañía de seguros que más le convenga y el seguro que mejor se adapte a sus características
Es un seguro que beneficia al banco y es al banco al que se le obliga tenerlo, no al cliente que es al que se le impone esta obligación de manera contractual, en las escrituras de la hipoteca. Este seguro es obligatorio para que las entidades concedan préstamos con garantía hipotecaria y emitan títulos para su financiación -bonos, cédulas hipotecarias...-. Es decir, es el consumidor el que paga el aseguramiento de los bienes que sirven de garantía a las emisiones de bonos o cédulas hipotecarias. Este beneficio es doble si tenemos en cuenta que, en muchas ocasiones, es la compañía de seguros perteneciente al mismo grupo de la entidad de crédito la que ha vendido el seguro.

Tal y como señala Fernando Herrero, responsable de Comunicación y miembro de la Junta Directiva de ADICAE, “el hipotecado tiene todo el derecho del mundo a elegir la compañía de seguros que más le convenga y el seguro que mejor se adapte a sus características pero la banca, desde su posición de privilegio, impone al consumidor la contratación del seguro de la compañía de su propio grupo o de la que tiene una buena relación de negocio. Están convirtiendo algo no obligatorio en obligatorio, porque si no los bancos incluso se niegan a dar hipotecas”.

Las entidades también suelen incluir en la contratación de sus hipotecas seguros de vida. Algunas dicen que es obligatorio, lo que también es falso. “Otra cosa es que pueda ser de interés tener garantizado el pago de la hipoteca en caso de fallecimiento”, explica Herrero. 

Un seguro puede cancelarse al año siguiente de haberlo contratado, basta con avisar por escrito a la compañía, con al menos 2 meses de antelación, de que se quiere dar de baja y no pagar la siguiente cuota de la póliza. Pero la banca ha reaccionado. “La primera reacción de los bancos fue en el caso de los seguros de vida: empezaron a venderlos a prima única, obligando al hipotecado a pagarlo todo de golpe. Era una reacción para que la gente tuviese más trabas para rescindir este seguro. Los consumidores deben tener libertad de elegir, y las entidades financieras están limitando esta libre elección” denuncia Fernando Herrero.

Otros de los seguros que suele 'imponer' la banca es el de protección de pagos o desempleo, en el que el seguro abona una parte de la hipoteca durante un plazo de tiempo limitado en caso de que el hipotecado esté en situación de desempleo. Ha habido engaños en su comercialización porque en muchos casos se han impuesto a personas con contratos temporales, cuando este tipo de seguros suelen establecer que solo son aplicables si el hipotecado tiene un contrato indefinido y se queda en el paro.

Son prácticas abusivas

Existe un claro desequilibrio en la negociación. Aunque los consumidores puedan llegar a conocer estas condiciones, carecen de capacidad para alterar su contenido. Por lo tanto, son cláusulas impuestas. El consumidor recibe de forma estandarizada las ofertas: según el número de productos que contrate se rebajará el diferencial, pero no puede proponer otro pacto distinto. Según el artículo 82.1 del Real Decreto legislativo 1/2007 se trataría de cláusulas abusivas por ser  estipulaciones no negociadas individualmente, y en interés de la entidad.

Ante estas prácticas abusivas de la banca los consumidores pueden defenderse presentando las correspondientes reclamaciones. Si tiene dudas sobre cómo hacerlo acuda a la sede de ADICAE más cercana a su domicilio.

Comentarios: 2

2 - 29-12-2015 - 14:36:09 h
Yo tengo un crédito de 300 euros con Vivus y como de momento no puedo pagarlo me lo retrasan pagando cantidades usureras y debiendo la misma cantidad , ahora mismo ya tengo pagado más en aplazar que lo que debo y siempre me vence el plazo antes de que termine el mes , justo cuando no hay dinero , y por dos días de retraso me clavan 10 euros , ya no puedo más

1 - 29-12-2015 - 14:35:44 h
Yo tengo un crédito de 300 euros con Vivus y como de momento no puedo pagarlo me lo retrasan pagando cantidades usureras y debiendo la misma cantidad , ahora mismo ya tengo pagado más en aplazar que lo que debo y siempre me vence el plazo antes de que termine el mes , justo cuando no hay dinero , y por dos días de retraso me clavan 10 euros , ya no puedo más

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente