Impositores USUARIOS

Martes, 25 de Julio de 2017

Nuevas formas de mover dinero cómodas y libres de comisiones para el consumidor (I)

Las 'non-banking institutions' (NBI) cada vez tienen más presencia en la vida cotidiana de los consumidores, que las ven como una alternativa cómoda para realizar transacciones por Internet frente a los bancos y sus comisiones.

15-09-2014

Ampliar imagen

Los consumidores cada vez más usan las NBI para realizar operaciones que antes realizaban con sus entidades. Los costes de estas, y la comodidad, son sus principales ventajas. Firmas como la conocida Paypal y otras no implantadas en el mercado español como Dwolla o Simple ofrecen nuevas formas de pagar, y se empiezan a aventurar en otros ámbitos del negocio financiero, como las tarjetas de crédito.

Por el momento, las empresas surgidas al calor del comercio electrónico están enfocadas a funciones de intermediación, esto es, sirven para conectar el dinero que el consumidor tiene en un banco con el comercio o particular que le está vendiendo algo. Por tanto, no ejercen como bancos en los que el consumidor puede domiciliar su nómina, abrir una cuenta corriente, contratar un depósito o pedir un crédito. Pero permiten, como Paypal, realizar pagos, bien de un consumidor a un comercio, bien entre particulares. Y cada vez se abren a más campos, como el pago con móviles.

Paypal: cómodo y, en teoría, más seguro

Paypal es una empresa estadounidense fundada en 1998. Su propiedad pertenece al sitio de subastas on-line eBay, que es a su vez la web donde más se usa este sistema de pago. Paypal no es un banco, y como tal no se debe a las mismas leyes que la banca. Sin embargo, sí debe cumplir la normativa de la Autoridad de Servicios Financieros de la Unión Europea. ¿Cómo opera Paypal si no se puede depositar dinero o abrir una cuenta corriente? El usuario crea una cuenta personal con un correo electrónico, y vincula a esa cuenta una tarjeta de débito o crédito o una cuenta en una entidad tradicional. Lo que aporta Paypal frente a esta última es una mayor comodidad y seguridad para hacer los pagos, ya que tan solo es necesaria la dirección de correo y una contraseña para realizar la transacción. No hay que teclear el número de cuenta o de tarjeta en una web extraña. Por la operación no se le aplica comisión al consumidor, sino solo al vendedor.

Con Paypal, en algo que se evidencia sobre todo a través de eBay, si la compra se ha producido entre particulares, el intercambio no está sujeto a la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Paypal no deja de ser un medio de pago, por lo que no tiene ninguna responsabilidad sobre un posible fraude en una venta. Eso sí, según la última reforma de la normativa, el derecho de desistimiento en compras a distancia es ahora de 14 días, lo que da más margen para anular o devolver la adquisición. Aún con todo, Paypal tiene un 'Programa de protección del comprador ' propio por el cual si se dan problemas, permite abrir una disputa que se tratará de solucionar de forma amistosa y, en caso de que esto no ocurra, se convertirá en una reclamación que gestionará de forma particular Paypal y que puede o no resolver a nuestro favor.

No hay que perder de vista que, en la medida en que Paypal hace negocio con los intercambios (aunque sea solo a costa de una de las partes, el vendedor), tiene responsabilidad sobre lo que ocurre en su plataforma.

Transferencias y tarjetas

Paypal está yendo cada vez más allá en su ocupación de los medios de pago. Ofrece también la posibilidad de hacer transferencias entre usuarios y comercializa tarjetas, tanto de crédito como de prepago. La tarjeta prepago de PayPal está emitida y gestionada por YoUnique Money E.D.E., pertenece a la red MasterCard, y permite recargarla tanto desde la cuenta de Paypal como a través de otra tarjeta de crédito o débito. Tiene un coste de adquisición de 5 euros, un límite de recarga anual de 18.000 euros. Aunque permite retirar dinero de cajeros (con un 1% de comisión en España, 2% en la zona euro, 3% en el extranjero; tarifas más baratas que muchas tarjetas 'tradicionales'), está sobre todo pensada para compras por Internet sin usar la tarjeta habitual, lo que en principio daría más seguridad. Así, tiene una modalidad nominativa y otra no nominativa, que permite hacer pagos de forma anónima. 

La tarjeta de crédito de Paypal pertenece a la red VISA y está operada por Banco Cetelem. Tiene una TAE del 21,95% y se vende como “fuente de fondos al pagar sus compras en Internet con PayPal”, de manera que ofrece un 2% de bonificación por pagos hechos a través de la plataforma. Lo usuarios han de ser muy prudentes al usar esta última modalidad, puesto que a fin de cuentas no deja de ser una manera de comprar a crédito a un alto interés, y hacerlo en Internet puede hacer perder el control sobre el gasto.

El consumidor ante las 'non-banking institutions'

Las 'non-banking institutions' han llegado para quedarse. El consumidor tiene más dónde elegir, y puede encontrar en las nuevas plataformas de pago una forma de esquivar las abusivas comisiones de la banca por cualquier operación cotidiana. Claro está, no hay que perder de vista que para operar con estos intermediarios de dinero hay que contar con una cuenta corriente o tarjeta en una entidad bancaria, así que no llegan a ser una alternativa real a la banca tradicional. En cualquier caso, nunca hay que perder de vista las condiciones y los costes de las operaciones realizadas.

Aunque nunca hay que bajar la guardia, sí es cierto que el consumidor ha de saber aprovecharse de las ventajas que ofrecen estos medios de pago on-line. Así, frente a la banca tradicional, ofrecen costes más bajos (en el caso del consumidor incluso nulos, ya que quien paga la comisión suele ser el vendedor). Y también, las plataformas de pago contrastadas por su trayectoria le dan mayor tranquilidad a la hora de realizar pagos por Internet, ya que se evita tener que dar datos bancarios a webs o particulares que, a veces, son los únicos en los que podemos encontrar ese determinado producto que buscamos. 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente