Impositores USUARIOS

Lunes, 26 de Junio de 2017

¿Qué peligros tiene para los consumidores el crowdlending?

Muchas de las empresas que ofrecen este tipo de financiación comunitaria por Internet establecen relaciones contractuales con los consumidores aunque se hagan pasar por meras intermediarias. Además, imponen sus condiciones mediante el mandato civil para, así, intentar limitar su responsabilidad ante posibles problemas que puedan produci

22-12-2014

Ampliar imagen

En los últimos años se han puesto de moda plataformas de financiación en Internet aparentemente independientes de las entidades financieras tradicionales. Se trata del crowdfdunding, un sistema de financiación colectiva en el que los consumidores pueden apoyar un proyecto determinado o pedir un préstamo para hacer el suyo realidad. 

Dentro del crowdfunding hay varios tipos, uno de ellos es el crowdlending. En él consumidores con cierta capacidad de ahorro prestan financiación a otros consumidores que lo necesitan para comprar una casa, un coche,... o cualquier otra razón. A priori es una forma de intermediación e intercomunicación entre particulares. Los préstamos suelen ser de cantidades pequeñas y, generalmente, son varias personas las que ejercen de prestamistas. 

Poco a poco el crowdlending va afianzándose en España y, sin regulación, los consumidores deben tener mucho cuidado. Desde ADICAE hemos realizado un análisis de varias sociedades que ofrecen este servicio: Lendico, Comunitae, Zank, Recentum e Isepakur-Bandora. Tras el análisis de sus contratos, de condiciones generales de la contratación, webs y publicidad, consideramos que todas forman parte contractual entre los particulares. Es decir, no son simples intermediarias que conectan a particulares, sino que entran dentro del círculo contractual entre las partes e imponen sus condiciones, posicionándose además como si fuesen prestamistas pero a través del mandato civil para, de esta manera, intentar limitar la responsabilidad ante posibles fraudes que pueden llegar a producirse fruto de las diferentes relaciones contractuales.

Cuestiones particulares a tener en cuenta en cada web

En el caso de Lendico, al importe del préstamo solicitado debe restarse la comisión que la compañía establece como costes operativos. Tras la realización de los contratos la parte prestataria debe devolver las cuotas del préstamo, de lo que Lendico deducirá hasta un máximo del 2%. Revisando sus contratos, puede existir la creación de una apariencia de tipo contractual cuando realmente se está formalizando otro tipo de contrato. En sus condiciones contractuales introduce contratos de mandato mediante los que accede al control y gestión del cobro de las cuotas de los préstamos, posicionándose como prestataria.

Respecto a Zank, entendemos que participa en las relaciones contractuales entre los consumidores. Lleva a cabo un estudio sobre el riesgo del préstamo y recaba información y documentación del consumidor -parte prestataria-, y además decide si aprobar el préstamo o no. El consumidor cede a Zank la posibilidad de invertir donde elija, por lo que en realidad se está efectuando un contrato de mandato en el que el inversor autoriza a Zank a realizar las inversiones en su nombre y por cuenta del consumidor – inversor. 

Estamos ante unas sociedades que no solo son intermediarias entre particulares y usuarios que piden financiación o invierten en préstamos particulares, sino que participan además de dichos contratosLa empresa redacta las condiciones generales de la contratación sin que quepa la posibilidad por los consumidores de negociar individualmente ninguna de ellas. También se aprecia un contrato de mandato encubierto en las condiciones generales de la contratación. Además también hay que tener en cuenta las comisiones por apertura, por devolución, por impago -8%- o por gestión de cartera, en la que el inversor abonará a Zank una comisión mensual equivalente a 1/12 parte del 2% del saldo vivo de cada préstamo al final de cada mes.

A su vez, Zank impone dos penalizaciones de 30 euros cada una, una respecto de la revocación de órdenes de pago que afecten a promesas vigentes o contratos de préstamo ya perfeccionados, y otra si el prestamista tiene saldo insuficiente en su monedero virtual. Asimismo, se obliga a través de las condiciones generales a formalizar un seguro de protección de pagos, cuya prima es del 3,30% a 12 ó 24 meses, y del 4,95% si el seguro se mantiene durante 48 meses.

Recentum, por su parte, es una plataforma de préstamos privados con garantía hipotecaria en la que no se determinan ni el precio del servicio ni las condiciones en las que se va a basar la oferta contractual. En este caso estamos ante una intermediaria, pero para acceder al préstamo es necesario tener una garantía (bien inmueble, sin cargas) lo que puede suponer que, dado el importe del préstamo que sea solicitado y sus intereses, la propiedad esté en riesgo de ser perdida por el consumidor.

Isepakur Bandora, al igual que Lendico o Zank, es una plataforma intermediadora pero entra de nuevo en el círculo contractual. Aunque no se dispone de las condiciones generales de la contratación de lo expuesto en su web, puede entenderse tácitamente que se introduce desde los contratos de los particulares.

Los consumidores deben tener cuidado

En definitiva, estamos ante unas sociedades que no solo son intermediarias entre particulares y usuarios que piden financiación o invierten en préstamos particulares, sino que participan además de dichos contratos. Desde ADICAE animamos a todos los consumidores que hayan formalizado contratos con estas u otras entidades similares a que, si no los entienden o creen que puede haber alguna cláusula abusiva en ellos, acudan a su sede de la asociación para que un técnico especializado en consumo financiero pueda analizarlo.

Tal y como explica el responsable de Ahorro e Inversión de ADICAE, Javier Contreras, “en cualquier inversión existen riesgos sustanciales. Uno de los factores que pueden ayudar a los inversores a reducir la tasa de riesgo es, por ejemplo, diversificar su cartera haciendo pequeñas inversiones, en lugar de apostar todo el dinero a una sola. Además, la mayoría de las plataformas de crowdlending utilizan una valoración del riesgo y tasas de interés similares a los bancos”. Además Contreras aconseja a los consumidores que quieran depositar parte de sus ahorros en este tipo de productos que “exijan la emisión de una factura o la formalización de un contrato”.

Finalmente, los consumidores deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

1) Consultar los listados de páginas webs dedicadas al crowdfunding para evitar posibles fraudes 

2) Comprobar que la web acepta métodos de pago seguros como Paypal y tarjetas bancarias.

3) Que la página cumple con los requisitos de una web segura: que la dirección URL de la página empiece por https:// o que aparezca en el lado derecho de la barra del navegador el símbolo de un candado.

Comentarios: 2

2 - 24-12-2014 - 19:33:45 h
Lo más importante es que dinero se deposita el inversor lo hace a una cuenta cuyo titular es la plataforma de crowdlending, y no tiene el dinero en una cuenta a su nombre, así que hay un riesgo muy alto al meter tu dinero en la cuenta. Por mucho que digan, yo mi dinero lo tengo en mi banco en una cuenta a mi nombre. Luego la gente se queja.

1 - 22-12-2014 - 19:20:20 h
Hoy he solicitado a vives un mini préstamo de 250 euros,aparte de las comisiones desmesuradas me solicitaban la clave de mi banca online.Por supuesto no he efectuado ninguna operación,pues me parece ilegal que me soliciten mi clave

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente