Impositores USUARIOS

Lunes, 19 de Noviembre de 2018

Hacia la Triple Recesión

Extracto de la ponencia del economista Juan Laborda 'Modelos Salida de la Crisis: Consumidores y Usuarios en el Actual Contexto Económico-Social y Financiero', realizada en el 'Encuentro Estatal del Voluntariado Consumerista' organizado por ADICAE.

27-03-2015

Ampliar imagen

Segunda fase de la Gran Recesión (2014-2016)

Se han eliminado más de 1.300 millones de horas trabajadas desde el inicio de la crisis. Es la única medida correcta para analizar la evolución del empleo. Aquí el INE no publica medidas de tasa de paro que reflejen precarización como hace por ejemplo el Bureau of Labour Statistics de los Estados Unidos. 

Bajo el actual Gobierno se ha incrementado la deuda soberana a la tasa de crecimiento más alta de nuestra historia democrática. Si atendemos a las Cuentas Financieras del Banco de España, el montante de deuda de las administraciones públicas supera en realidad los 1,3 billones de euros, lo que supondría un incremento de más de 570.000 millones de euros, en algo más de dos años. 

Tras el "repentino" e intenso empeoramiento de nuestro sector exterior durante los últimos trimestres, se ha incrementado la deuda externa neta de España hasta alcanzar un nuevo récord histórico, nada más ni nada menos que 1 billón de euros. Sin embargo, la situación de fondo todavía es más compleja y estructuralmente más negativa. Quien ha financiado en su inmensa mayoría el repunte de la deuda pública es nuestro sector bancario. Si se produce un aumento de la aversión al riesgo además de una crisis de deuda soberana tendremos una crisis bancaria. 

La precariedad en el empleo, casi un 22% del mismo es a tiempo parcial o media jornada, está dejando a la Seguridad Social con un déficit crónico que supera el 1% anual, lo que sin duda está afectando al funcionamiento presente y futuro e incorpora un riesgo que puede poner en peligro la viabilidad. Con una demografía regresiva, con una emigración de jóvenes en edad fértil cada vez más numerosa, y sin política de familia y conciliación, España se aboga a un envejecimiento que pondrá en riesgo las pensiones futuras, si no hay un cambio en las cotizaciones sociales al alza. 

En este contexto, el Gobierno está vaciando la hucha de las pensiones, el fondo de reserva de la Seguridad Social, que tiene invertido el 97% de su dinero en deuda soberana patria -en el año 2008 representaba el 57%- incumpliendo los criterios de diversificación y de calidad crediticia. Después de llenar de deuda privada al sistema, tras la generación de múltiples burbujas y de socializar las pérdidas privadas vía deuda pública, resulta que no hay inversión productiva. La Inestabilidad Financiera de Hyman Minsky, y con ello la triple recesión, se está reactivando de nuevo. Los motores de los beneficios empresariales son los gastos de inversión, que expanden los beneficios sobre los rendimientos previos, activando un mayor apetito por el riesgo, y más inversión. 

Estamos repitiendo los errores, pero aún peor, ya que estamos haciendo lo mismo exactamente que hicieron Portugal y Grecia antes de la crisis, es decir, pedir prestado al exterior para incrementar la demanda interna y mejorar los indicadores de consumo y empleo. Si no hay inversión nueva se contrae el retorno del stock de capital ya existente. Los inversores, los departamentos de las multinacionales, continúan demandando retornos sobre el capital exagerados, por lo tanto no invierten, y los beneficios, tras el fin de las dos huidas hacia adelante, se hunden inexorablemente. 

Ello producirá pérdidas de capital, activando de nuevo otra contracción en la inversión. Los mercados financieros están sobrevalorados y estamos próximos a activar una nueva fase de aversión al riesgo. De esta manera están empobreciendo a conciencia a las clases trabajadoras, haciendo desaparecer las clases medias, la fuente de crecimiento y prosperidad de las economías capitalistas. 

Lo único que ha mantenido a flote nuestra economía es la llegada de flujos de inversión extranjeros concentrados en operaciones especulativas debido al bajo precio del activo correspondiente, bajo el paraguas de la “seguridad” aportada por los bancos centrales. La tremenda propensión al riesgo de los mercados financieros, variable no controlada por los gobiernos, es lo que ha evitado hasta ahora el derrumbe. Sin embargo, cuando aumente la aversión al riesgo en los mercados financieros -nos aproximamos a un ciclo de aversión al riesgo global-, podríamos entrar en un círculo vicioso: crisis de deuda soberana, crisis de balanza de pagos, crisis bancaria, y crisis de la Seguridad Social. 

Diagnóstico de la economía española: Crisis de deuda

La mayoría de los análisis que se están haciendo sobre la economía española presentan dos clarísimas deficiencias. En primer lugar, hacen un diagnóstico erróneo sobre las razones que han provocado la actual crisis económica. En segundo lugar, y derivado de lo anterior, las recetas ofrecidas no hacen sino ahondar aún más el empobrecimiento de nuestro país. 

La ortodoxia achaca los males de la economía española a la ineficiencia del sector público y a una baja productividad del factor trabajo, que deberá compensarse vía salarios más bajos. Aplicaron el recetario de la teoría neoclásica dominante: deflación salarial, política fiscal restrictiva, política monetaria expansiva y financiación a terceros vía deuda soberana.

El problema era otro

El origen de la crisis actual está en los elevados niveles de sobreendeudamiento privado de las principales economías desarrolladas. Cuando el colateral que “apoyaba” esos niveles de deuda se colapsa, se inicia un desapalancamiento - demanda insuficiente, exceso de producción, necesidad de reducir deuda, destrucción de capital, y desempleo-. 

Desde el inicio de la crisis de la eurozona había soluciones más justas y eficaces al problema de la deuda: reestructuración de la banca; condonación de la deuda y menos austeridad. ¿Por qué fueron ignorados? 

¡Son las políticas! Condonación de la deuda y menos austeridad

El informe del FMI de abril de 2012 ya proponía la necesidad de reducir la deuda de las familias mediante quitas, estudiando diversas experiencias históricas, como la Gran Depresión o la crisis islandesa. Lo peor no ha pasado. Las causas que han originado la actual crisis económica no solo no se han corregido sino que han empeorado. Los niveles extremos de deuda implican quiebras al estilo de los años 30. 

La carga de la deuda en los países desarrollados se ha convertido en un evento extremo utilizando cualquier medida histórica y requerirán una ola de condonaciones de deuda, negociadas o no. Para hacer frente a ello se requerirá impagos, un impuesto al ahorro confiscatorio y una mayor inflación, que solo es posible vía aumentos salariales ya que la política monetaria ha fracasado. 

El economista de Yale John Geannakoplos demostró que si los bancos de EE.UU. hubieran perdonado hasta el 50% de las hipotecas problemáticas todo habría ido mejor. En las recesiones con limpieza de balances bancarios, castigos a gerencia y acreedores, y condonación de deuda por lo general se recupera alrededor del 24%. 

Hyman Minsky (HIF), como ahora John Geannakoplos y Steve Keen, tienen una respuesta a esta pregunta también: ¿por qué suponer que el problema surge de aquellos que se han endeudado demasiado, y no de los prestamistas que han prestado demasiado? Si tenemos ciclos de apalancamiento entonces, después de la condonación de la deuda, la respuesta radica en el control de la expansión del crédito: control de crédito ex ante en lugar de castigar a los deudores a posteriori. 

Menos austeridad

Oxford Economics estima que con la mitad de las medidas de austeridad en el Sur después de 2010, Grecia en 2012 habría tenido 300.000 puestos de trabajo más, la caída acumulada del PIB habría sido 14 puntos menos, todo ello a un costo de sólo un 1 punto superior en términos de déficit público. Yanis Varoufakis, Stuart Holland, y James K. Galbraight ya expusieron en 2011 un programa para Europa, que abarcaba la centralización y renegociación de la deuda, más un programa de inversiones.  

Hace falta mucho más para que no vuelva a suceder lo ocurrido. Se deben poner bajo supervisión pública los principales centros financieros internacionales. Los grandes bancos sistémicos deben trocearse y evitar así el problema de riesgo moral "too big to fail", demasiado grande para quebrar. Se debe restablecer la ley Glass-Steagall de separación entre banca de inversión y banca comercial. Y se debe crear una nueva moneda reserva mundial (cesta de divisas).

¿Qué herramientas que permitieron salir de la Gran Depresión?

Una política activa de rentas, vía aumentos salariales y estabilidad laboral.

Una política fiscal, basada la participación del Estado en proyectos de inversión masivos, con el fin último de arrastrar al sector privado cuya inversión ni estaba ni se le esperaba.

Una política sectorial, bendita escuela de Kiel, poniendo firmes, vía ley Glass-Steagall, al sector bancario.

¿A qué nos referimos con “Infraestructuras globales”? A los servicios públicos esenciales: educación, acceso a la asistencia médica, otros servicios (agua, electricidad, telecomunicaciones), programas científicos emblemáticos (medicina, espacial, energía). Hay que garantizar de manera eficaz y sostenible el crecimiento mundial utilizando mejor los desequilibrios actuales en materia de recursos financieros: los países que gozan de excedentes considerables encuentran así un medio útil y seguro para reciclarlos.

Extracto de la ponencia del economista Juan Laborda 'Modelos Salida de la Crisis: Consumidores y Usuarios en el Actual Contexto Económico-Social y Financiero', realizada en el 'Encuentro Estatal del Voluntariado Consumerista' organizado por ADICAE.

Comentarios: 3

3 Ponciano - 05-02-2015 - 01:59:51 h
Hola.Si no pusieron en acción,las medidas señaladas por Laborda,debió ser,obviamente:por carencia de conocimiento o maldad-en beneficio de los mercados/inversores especulativos codiciosos-.

2 Ponciano - 05-02-2015 - 01:58:29 h
Hola.Si no pusieron en acción,las medidas señaladas por Laborda,debió ser,obviamente:por carencia de conocimiento o maldad-en beneficio de los mercados/inversores especulativos codiciosos-.

1 Ponciano - 05-02-2015 - 01:58:22 h
Hola.Si no pusieron en acción,las medidas señaladas por Laborda,debió ser,obviamente:por carencia de conocimiento o maldad-en beneficio de los mercados/inversores especulativos codiciosos-.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
Artículos relacionados en pdf
artculo pdf

El negocio de la crisis y la reforma bancaria: los consumidores y el nuevo mercado financiero

Revista Usuarios 81

Ver artículo en PDF