Impositores USUARIOS

Domingo, 27 de Mayo de 2018

El reto de una educación financiera crítica y para todos los consumidores

Auqnue la educación financiera no resuelve los problemas de los consumidores, constituye al menos una base para plantar cara a la banca. La educación financiera se ha convertido en estrategia de la banca que pretende imponer sus criterios para crear consumidores sumisos. Frente a ello, ADICAE propone alternativas.

29-03-2016

Ampliar imagen

La última reforma educativa, la LOMCE, introducirá en el currículo escolar dos asignaturas optativas en las que se abordarán, si bien desde el sesgo “emprendedor”, los temas financieros. Sin embargo, la educación financiera no es solo cosa de jóvenes estudiantes: ha de llegar a todos los perfiles de población, y ser continua, ya que durante toda su vida deben enfrentarse a una sucesión de decisiones financieras. Parece que se dan algunos progresos en la materia, pero... ¿Son suficientes? ¿Se dan en la dirección correcta? 

Educar en la crítica

Durante años, han sido asociaciones como ADICAE las que han trabajado en elevar la cultura financiera de la sociedad. Son muchos los materiales formativos y cursos impartidos en los más de 25 años de historia de la ADICAE, una labor que continúa en la actualidad con un completo programa de formación. En el estudio sobre la educación financiera realizado por ADICAE en 2013, uno de los datos más relevantes es que el 70% de los usuarios consultados quieren más formación porque desean tener más seguridad en su relación con la banca, ya que temen que les cuelen cláusulas abusivas y productos tóxicos. En este mismo estudio, solo un 10% de los usuarios señalan que mejorarían su formación financiera para obtener mayor rentabilidad. 

Esa necesidad de mejorar los conocimientos en materia financiera queda patente también en el último Informe PISA, que evalúa las capacidades de los alumnos en varios países, según el cual los estudiantes de 15 años españoles están por debajo de la media en cuanto a competencias financieras. 

La educación financiera en manos de la banca o los reguladores

En 2008 el Gobierno puso en marcha un Plan de Educación Financiera, que implantó el Ministerio de Educación a través de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el Banco de España, y que en esta legislatura ha seguido en marcha. Entre quienes apoyan este proyecto están la Asocación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA). Algo que pone en entredicho la independencia del Plan, cuyos contenidos y objetivos dejan bastante que desear.

También los bancos han lanzado sus propias inciativas. BBVA ha firmado convenios con varias comunidades autónomas para impartir  cursos para niños y adultos. Programas similares tienen Santander y La Caixa. La información que ofrecen es totalmente tendenciosa. Así, en el caso de la entidad catalana, cuentan con una web específica, 'Cultura Financiera', en la que aparecen cosas como un vídeo en el que unos jóvenes se plantean contratar un plan de pensiones “para irse a Acapulco” cuando se retiren.  Por su parte, el banco de los Botín financia el portal Finanzas para Mortales, en el que en su material sobre hipotecas se recomienda preguntar por la 'cláusula suelo', pero no se advierte de qué la condición abusiva de esta cláusula y de sus consecuencias.

Esta claro que la banca ha tomado posiciones para, con la aquiescencia de las administraciones públicas, entrar en las aulas e instituciones educativas y convertirse en la gran generadora de contenidos de formación financiera, que en muchos casos se encargan de difundir sus propios empleados. Es un completo error dejar en sus manos la formación, puesto que por su propio interés hará predominar su visión manipulada de la economía y las finanzas, eliminando cualquier atisbo de crítica de las escuelas. Por si fuera poco, de esta manera se da vía libre para que ya desde el mismo colegio las entidades financieras puedan posicionar su marca entre los consumidores, convirtiendo las pizarras en plataformas de marquetin. Esto cabe extenderlo a cualquier curso de formación que hagan para adultos.

La única manera de que la educación financiera sea independiente y crítica es dejarla en manos de las propias instituciones educativas, sean para niños o para adultos, que deben contar con la experiencia y participación de las asociaciones de consumidores , que son las más pegadas a las necesidades reales y problemas de los consumidores.

La educación financiera no basta

Una de las líneas de pensamiento que buscan asentar las entidades financieras con esta estrategia es que la responsabilidad de que no se cometan abusos recae en el consumidor, al que se le carga la obligación de estar preparado para saber qué contrata. Sin embargo, no se puede pretender que la educación financiera palíe el desequilibrio entre entidades y consumidores; la desigualdad de fuerzas hace que el banco siempre tenga la sartén por el mango, y que el usuario no tenga margen de negociación en los términos de un contrato, que se convierte en una simple adhesión a los términos y condiciones que fija la entidad. A esto hay que sumar la complejidad premeditada que se le da a los contratos para que sea prácticamente imposible entenderlos en su totalidad.

Quien debe garantizar en última instancia la protección de los consumidores son las leyes y los organismos supervisores y de consumo, con el impulso de las asociaciones de consumidores. La educación financiera da herramientas al consumidor para tomar mejores decisiones, pero ni sustituye ni complementa a los derechos de los usuarios y la correcta regulación del sistema financiero. De poco sirve la educación financiera por sí sola si no va acompañada de medidas para que los consumidores puedan ejercer verdaderamente sus derechos. Es difícil que por sí sola pueda contrarrestar la avalancha de publicidad de bancos y empresas. 

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente