Impositores USUARIOS

Jueves, 23 de Febrero de 2017

Los números rojos, un abuso sin control

Que una cuenta se quede en números rojos, es decir que no disponga de saldo momentáneo para hacer frente a los pagos domiciliados, constituye un gran negocio para las entidades de crédito, ya que cobran por varios conceptos de forma abusiva y cara.

29-04-2016

Ampliar imagen

Las comisiones y los tipos de interés se acumulan en estas penalizaciones desmedidas que castiga precisamente a los hogares con más problemas económicos sufren. Estar en números rojos supone que al consumidor le exijan comisiones por “descubierto” y “por reclamación de posiciones deudoras”, además de unos intereses elevados por prestarnos dinero para afrontar los pagos inmediatos. Una triple sanción que por un descubierto de 10 euros pueden llegar a cobrarnos 80 ó 90 euros. 

Crecen más que el IPC

La “comisión de descubierto”suele ser un porcentaje sobre el mayor saldo en descubierto que la cuenta haya tenido durante el periodo de liquidación con un límite mínimo de cuantía fija mínima. Según ha podido comprobar ADICAE, quedarse en números rojos en una cuenta se ha incrementado más que el IPC en los últimos años. Y no sólo respecto del actual contexto en el que el IPC cerró diciembre de 2015 en un 0%. Ya hace tiempo que la subida en este tipo de comisiones superaba al Índice de Precios al Consumo. En efecto, en 2013 por ejemplo, estas comisiones supusieron ya un gasto para los consumidores aún mayor que en 2012, muy por encima del IPC. La comisión por descubierto se situó en una media de 4,50%, lo que supuso un ascenso anual del 5,38% mucho más que el IPC (que en 2013 cerró en 0,3% y en 2012 en 2,9%); también la cuantía mínima fija subió situándose en una media de 13,72 euros en 2013, un 31,29% más que en el año anterior.

Por entidades, destaca como nota negativa el Santander que en 2012 cobraba un mínimo de 8 euros, en 2016 había aumentado a 18 ; mientras que la reclamación por descubierto ha pasado de 35 euros a 39 euros. El resto de grandes entidades, han mantenido las brutales subidas que ya efecturon desde 2012. 

Por si fuera poco, además de la comisión de descubierto la banca cobra una “comisión por reclamación de posiciones deudoras”. El coste de esta comisión también creció, pasando de media en 2013 a 34,86 euros, un incremento anual del 1,45%. En 2007, esta comisión tuvo un coste medio de 31,50 euros. Para poner en contexto la variación anual de estas comisiones, hay que resaltar que están muy por encima del valor adelantado del IPC desde hace años: cerró 2013 con 0,3%; 2014 con -1,0%; y 2015 con un 0%. Lo vergonzoso en muchas situaciones es que estos descubiertos proceden precisamente del cobro de otras comisiones, como las de mantenimiento de la cuenta.

Dobles comisiones injustas

Estas comisiones no responden a un servicio prestado al consumidor, sino que se cobran como una sanción. Además, se aplican indiscriminadamente. Es decir, el banco las carga a los consumidores de forma automática. La gran mayoría de las entidades financieras reclaman el cobro de dichas comisiones sin tener en cuenta las condiciones personales de cada cliente, ni si ha habido algún cargo extraordinario, o a destiempo, en la cuenta en la que se ha realizado el impago. El consumidor debe estar muy atento y no tolerar es tipo de comisiones. Negociar su eliminación y reclamar siempre es la mejor opción para lograr eliminarlas.

Las comisiones bancarias vienen siendo desde hace muchos años, el caballo de batalla de los consumidores con las entidades financieras. Su escasa regulación y su aplicación discrecional son fruto de una liberalización que ha fracasado completamente como pretendido mecanismo para bajar costes. Todas las entidades compiten al alza, lo que sumado a la falta de control por parte de los órganos supervisores y las cuantías que se encuentran en juego con cada consumidor (que sumadas suponen millones de euros para los bancos) las convierten en un maná para las entidades financieras.

Intereses de demora penalizadores 

Por otra parte, en caso de que aun sin saldo en la cuenta la entidad atienda el cobro del recibo, nos puede llegar a cobrar un interés que desde 2009 está “limitado” al 10%. Con tipos de interés oficiales del 0,15%, estos porcentajes constituyen un claro abuso hacia los consumidores.

Frente a esta acumulación injustificada de penalizaciones y su interminable aumento de coste, el Banco de España no sabe o no contesta. Más bien parece encantado con que las entidades de crédito hayan encontrado un filón para sanear sus cuentas, aunque sea en perjuicio de las maltrechas economías domésticas que, recordemos, ya se les condenó a pagar los fraudes bancarios a través de los productos tóxicos como las preferentes o la deuda subordinada; así como de las “cláusulas suelo” en los préstamos hipotecarios.

Cuanto más sufren las familias, más beneficios para la banca 

En un contexto de crecientes dificultades para las economías familiares, la situaciones de debilidad de  los consumidores son vistas por el sector financiero como una oportunidad de negocio. Ni siquiera las antiguas “cajas de ahorros”, ahora bancos cuya reestructuración han pagado los consumidores, tienen el más mínimo escrúpulo en cobrarlas indiscriminadamente. 

Según los datos del INE de diciembre pasado, en 2015 la tasa de ahorro de los hogares disminuyó hasta el 4,5% de su renta. Los hogares españoles ahorraron menos que lso datos del mismo periodo del año pasado ya que su gasto en consumo fue un 3,1% superior. Y si nos remontamos a 2013, cuando el alza en el coste de las comisiones comienza a acelerar, esta tasa de ahorro año cayó –1,9% de su renta disponible, su nivel mínimo en la serie disponible (desde el año 2000). En consecuencia, los hogares gastaban más de lo que ingresaban en pleno auge de subida de comisiones, lo que demuestra que las familias echan mano de los ahorros para llegar a fin de mes porque las familias que pueden quieren pagar y pagan. El problema es que cada vez es mayor el número de hogares que no pueden afrontar gastos imprevistos. 

Por eso suena a burla hacia los consumidores los manifestaciones recientes del Consejero Delegado del Santander o del presidente de la patronal bancaria, en el sentido de que los consumidores deben pagar por los servicios bancarios que reciben. Es loque llevan haciendo y de manera acelerada desde 2013. Urge introducir cambios y reformas en la regulación de las comisiones.

Comentarios: 1

1 - 05-05-2016 - 20:33:24 h
es un abuso, una verguenza. hay que buscar la manera de que no se beneficien de los más vulnerables.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente