Impositores USUARIOS

Miércoles, 28 de Junio de 2017

Tipos negativos en préstamos hipotecarios: que pague la banca

Con el euribor marcando registros en negativo se plantea una cuestión de interés para los consumidores: ¿tienen derecho los hipotecados a recibir intereses de la banca por su préstamo cuando cuando el tipo negativo supere al diferencial?

30-05-2016

Ampliar imagen

Por cuarta vez consecutiva, el euribor a doce meses (el más empleado como referencia en los préstamos hipotecarios) se ha situado en el -0,012%. Esta circunstancia afecta a los préstamos hipotecarios contratados en forma variable, prácticamente el 90% de los suscritos. Según informes económicos diversos, en especial por parte del Banco Central Europeo, esta situación de tipos de interés negativos es muy probable que se mantenga durante los próximos meses.

En efecto, en las hipotecas variables el interés que finalmente se aplica al consumidor en su préstamo hipotecario resulta de la suma del euribor más un diferencial. Para que diera lugar a un tipo de interés negativo total, el euribor debería ser negativo en una cifra que superar al diferencial. Así, si éste es de 1 punto, el euribor debería caer más del -1% para absorber el diferencial. La cuestión que se plantea por tanto es si los bancos en esta circunstancia deben pagar al consumidor como deudor hipotecario, o en todo caso, amortizar parte de su capital pendiente; o bien el préstamo pasaría a ser sin más un préstamo sin interés. 

Las posiciones de la banca y el Banco de España

Las posiciones han sido diversas hasta ahora. Para la banca, pagar al cliente por un préstamo hipotecario significaría ir en contra de la naturaleza del préstamo. Tratan de argumentar jurídicamente que se trata de contratos unilaterales y por tanto sólo crean obligaciones para los consumidores prestatarios. Para cubrirse la espaldas, han empezado a reaccionar incluyendo las llamadas “cláusulas cero” (prácticamente “cláusulas suelo”), para evitar abonar intereses a los prestatarios en caso de caída del euribor por encima de los diferenciales pactados. Sin embargo, no son pocos los argumentos que contradicen esta tesis. El hecho mismo de incluir estas “cláusulas cero” revela que la banca, además de actuar de forma oligopolística, no las tiene todas consigo.  

Aunque el Servicio de Reclamaciones del Banco de España no se pronuncia sobre esta cuestión al tratarse de un asunto civil “ajeno a sus competencias”, la máxima instancia rectora del Banco de España sí lo ha hecho, siguiendo como siempre las tesis de la patronal bancaria. Para ello, ha comunicado a las entidades que no devuelvan dinero a los consumidores con préstamos hipotecarios en caso de que el euribor caiga por debajo del diferencial contratado. Es lamentable que esta decisión se haya hecho mirando exclusivamente el interés de la banca y no de los clientes.

La Dirección General de los Registros y del Notariado se pronuncia

Pero también ha entrado a evaluar la cuestión y de forma rigurosa, ha sido la Dirección General de los Registros y del Notariado. En diversas resoluciones viene a reconocer que el saldo de la obligación de pago de intereses en un préstamo con garantía hipotecaria debe ser favorable al prestamista. Este resultado debe producirse al final del periodo de vida del préstamo hipotecario. Pero ello no impide que, habiéndose pactado un tipo de interés variable, pueda haber periodos de liquidaciones de intereses en los que el prestamista sea quien abone al prestatario su importe.

En este sentido, la Resolución de 27 de octubre de 2015 reconoce “la concurrencia de intereses negativos durante un determinado período del contrato, cuya posibilidad nadie niega en los préstamos a interés variable”, añadiendo que “el precio final, el cual vendrá constituido por el montante neto de los intereses devengados al término del contrato, montante que sí deberá ser siempre positivo.” 

A propósito de la “cláusula cero” esta resolución de la Dirección General de los Registros y del Notariado advierte que la entidad está reconociendo implícitamente que existirán “unos períodos del préstamo en los que el contrato devengará intereses y otros en los cuales no concurrirá tal devengo”. Por tanto, “existe la posibilidad cierta de que éstos (los intereses) lleguen a ser negativos” y, por tanto “predispone una cláusula que limite o excluya tal posibilidad.” La resolución concluye señalando que, en tal caso, dicha cláusula debe cumplir las exigencias legales de transparencia, al igual que la “clásula suelo”.

Más argumentos favorables a pagar al prestatario

A estos argumentos del máximo organismo de registradores y notarios, se ha unido un informe  elaborado por el banco BNP Paribas que contradice las posiciones de la banca. Según este informe,  existen situaciones anteriores en las cuales algunas entidades han debido abonar al consumidor por sus préstamos hipotecarios. En este sentido, señala, en 2015 Bankinter, tuvo que pagar en sus hipotecas vinculadas al franco suizo. 

Por otra parte, expone este informe que en un entorno de tipos negativos, los bancos han aplicado automáticamente la no remuneración a sus depositantes y titulares de cuentas a la vista. Incluso han procedido a cobrar los depósitos de clientes institucionales. BNP Paribas considera carente de lógica jurídica una actuación y reveladora de desequilibrio el hecho de que un contrato de depósito se convierta eventualmente en un préstamo por voluntad del banco, y no se dé esta situación a la inversa cuando se trata de un préstamo con garantía hipotecaria. 

Legislar, sólo cuando interesa a la banca

Ante esta situación, desde algunos sectores financieros se ha pedido que se legisle para evitar que la entidad abone al prestatario consumidor. Llama la atención que la banca sólo exija regulación cuando afecta a sus intereses, pero la niegue cuando es ella la que daña a los consumidores con cláusulas o prácticas abusivas como ha sucedido en tantas ocasiones.

En todo caso hay que advertir que, en principio, no serán muchos los consumidores que se vayan a beneficiar de esta situación provocada por el desplome del euribor. El problema fundamental que sufren hoy cerca de dos millones de hipotecados en España es el de las cláusulas suelo, y es el que debe resolverse de inmediato.  

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente