Impositores USUARIOS

Jueves, 23 de Mayo de 2019

Protección de pagos: un seguro engañoso más para el consumidor

¿Le han despedido y tiene problemas para pagar las cuotas de su hipoteca? Existen seguros que "dicen" cubrir casos como éste. Analicemos diferentes propuestas con las que bancos y cajas buscan lucrarse, una vez más, a costa del consumidor.

16-08-2011

Ampliar imagen

Al contratar un préstamo hipotecario, las entidades financieras a menudo obligan a suscribir todo tipo de seguros (de vida, de accidentes, de hogar, etc.) sin profundizar en sus condiciones, que además el consumidor no necesita. A éstos se añadió una nueva modalidad de seguro que reúne varias coberturas como gancho, en principio para garantizar el pago al banco de las cuotas de un préstamo en situaciones de pérdidas de ingresos: incapacidad laboral, desempleo, enfermedad o fallecimiento.

Obligatorio y encima con limitaciones

Bancos y cajas de ahorro lo incluyen entre los servicios ofertados, cuando no impuestos, al conceder un préstamo hipotecario o de consumo, siempre aprovechándose de la inseguridad que la crisis económica crea en sus clientes. No saber cómo afrontar los pagos si mañana me despiden de la empresa o si sufro una baja por enfermedad es lo que nos puede llevar a contratar estos servicios, y si no negociamos al máximo las coberturas y las habituales restricciones, podemos llevarnos una desagradable sorpresa en caso de tener que echar mano de ellos.

Además, casi siempre deben suscribirse en la misma entidad, es decir, no podremos contratar el préstamo por un lado y el seguro por otro, impidiendo elegir la opción que se acomode mejor a nuestras necesidades.

Ofertas iguales y poco interesantes

Debemos analizar las situaciones más habituales que dicen cubrir varios de estos seguros comercializados por bancos y cajas, para luego comprobar que las condiciones para que se cubran los impagos son demasiado restrictivas, no protegen al consumidor en situaciones muy comunes y por tanto no se adaptan a sus necesidades.

Sea precavido y no deje que encima le hagan pagar el posible reconocimiento médico exigido para comprobar su estado de salud. Negocie para que lo pague la entidad.

Restricciones habituales que dejan al consumidor desprotegido

Si ya de por sí las condiciones en las que el consumidor tiene derecho a beneficiarse del seguro son desfavorables (le han despedido o ha sufrido un accidente laboral), cobrarlo no va a ser tan fácil como parece. Hay demasiadas limitaciones y “peros” a la hora de reclamarlo:

-Periodos de carencia a partir de su contratación,  es decir, que si se produce la incapacidad o el desempleo al poco de contratarlo el seguro no lo cubre.

-Periodos de carencia entre siniestros. Las situaciones que nos dan derecho a aprovechar el seguro deben estar espaciadas; éste normalmente cubre 12 meses seguidos ó 24 alternos. ¡Como si pudiéramos decidir cuándo tener un accidente laboral!

-Alguno de estos seguros no cubre ni mucho menos toda la vida del préstamo sino sólo la primera parte, normalmente 5 años.

-La cuantía asegurada es limitada, es posible que aún tengamos que desembolsar parte de la deuda mensual.

También hay inconvenientes si nos despiden o estamos de baja al no cumplir determinados requisitos:

Desempleo Debemos tener una situación laboral estable, es decir, un contrato indefinido con determinado plazo de antigüedad. Además quedan excluidas causas como:
- baja voluntaria
- despido procedente
- despido improcedente si no tenemos derecho a cobran paro.
- jubilación o pre-jubilación.

Incapacidad (baja por enfermedad, accidente...)    Distinguen entre:
- incapacidad permanente absoluta: cubierta en asalariados.
- incapacidad temporal: protege sólo a los autónomos.

Habitualmente no se cubre:
- embarazo, parto o maternidad.
- enfermedades como depresión o estrés.
- enfermedades existentes anteriores a la contratación de la póliza.
- accidente en la práctica de algún deporte.

Además, a veces existen discrepancias entre lo que la empresa y la Seguridad Social consideran como incapacidad; podemos tener problemas para que se reconozca esta situación.

Fallecimiento Sólo lo cubre en determinadas circunstancias, como por ejemplo, que no se trate de un suicidio ni sea causado por una enfermedad ya conocida.

¿Nos interesa realmente contratarlos?

Muchas veces los inconvenientes superan con creces a los beneficios al contratar un seguro de protección de pagos. No sólo no protegen al consumidor, sino que siguen enriqueciendo a las entidades a costa de imponerlos, por separado o junto a otros seguros, al usuario. Por ejemplo, en Banesto lo publicitan como un “complemento” al seguro de vida, cuando en general no supone más que una carga económica.

Sólo en casos muy concretos puede convenir contratar este tipo de servicio. Desde ADICAE le recomendamos que intente presionar al banco para eliminarlo, y si no hay más remedio que suscribirlo, negocie la ampliación de contingencias para que le salga a cuenta o proponga un cambio a la entidad aseguradora que más le convenga.

Comentarios: 5

5 - 05-07-2011 - 15:20:01 h
menudo esta hecho el santader,yo estoy pendiente de que mi abogado les ponga una demanda por colarme un swap con 9 firmas falsificadas

4 - 05-07-2011 - 10:39:15 h
El seguros sea cual sea debería ponerse en marcha en el momento que se produce la situación que te ampara, sin embargo dejan mucho que desear, pues cuando quieres hacer uso de él, todo son pegas.

3 - 05-07-2011 - 09:51:37 h
LLevo mas de un año reclamando por un seguro de vida,y a pesar que me dan la razon , solo hacen pedir cosas , para que el tiempo pase y no ne devuelven el dinero, me cobraron todos los años por adelantado.el BANCO POPULAR es......... no tiene adjetivo para calificarlo

2 Juan Manuel Gomez Gonzalez - 04-07-2011 - 09:42:56 h
No os desalenteis en vuestra labor diaria. Alguien tiene que poder sacarle a relucir los trapos sucios de estas entidades. Nosotros como ciudadanos de a pie los intuimos pero Vosotros sabeis la letra pequeña y nos la aclarais para poder enterdela. Es como si nos subrayarais en amarillo fluorescente los trocitos mas relevantes de un libro de 1 millón de hojas, para poder reacciónar a tiempo ante la sarta de engaños encubiertos que suele tener cualquier tipo de contrato con una de estas entidades. Saludos

1 - 01-07-2011 - 21:17:43 h
Yo llevo más de dos años reclamandole al BSCH por un seguro de protección de pagos, sin resultado.- Ahora estoy a la espera de la respuesta de la dgs

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: aicar.adicae@adicae.net, N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente