usuarios
IMPOSITORES
DE BANCOS, CAJAS Y SEGUROS
EDICIÓN ON-LINE

5.800 millones de dinero público para salvar a la CAM de la mala gestión de sus responsables

El FROB ha otorgado 5.800 millones de euros a la CAM con el objetivo de “estabilizar y garantizar” su operativa normal, sanearla y posteriormente venderla al mejor postor. El Banco de España y el Ministerio de Economía deben exigir responsabilidades a los dirigentes de una entidad que contribuyó a la creación de la burbuja inmobiliaria- 17.350 millones de euros en activos inmobiliarios- y que en 2009 fue la cuarta caja de ahorros que más reclamaciones tuvo de toda España.

25-07-2011

Ampliar imagen

El 22 de julio la Comisión Ejecutiva del Banco de España, a petición de la CAM, acordó iniciar un proceso dirigido a recapitalizar dicha entidad financiera, nombrando al FROB como administrador provisional. Una decisión que llevó aparejada la capitalización de Banco CAM con 2.800 millones de euros mediante la suscripción de acciones –el 28 de abril CAM presentó un plan de recapitalización en el que se incluía la petición al FROB de dicha cantidad para alcanzar el nivel de capital principal requerido por el Real Decreto Ley 2/2011-. Además, se otorgó una línea de crédito por 3.000 millones de euros de disponibilidad inmediata para asegurar la liquidez del Grupo CAM durante el proceso de reestructuración.

De esta manera el FROB -Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, financiado a cargo de los Presupuestos Generales del Estado y de las aportaciones de los Fondos de Garantía de Depósitos en Establecimientos Bancarios, Cajas de Ahorro y Cooperativas de Crédito- ha otorgado 5.800 millones de euros a CAM con el objetivo de “estabilizar y garantizar la operativa normal del Grupo CAM para que este pueda cumplir con todas sus obligaciones frente a terceros”. Una vez más una entidad financiera debe ser rescatada con dinero público mientras, en las calles, cientos de miles de familias se ven abocadas a la pérdida de su vivienda, situación provocada en muchas ocasiones por la voracidad de las propias entidades bancarias en la creación y posterior explosión de la burbuja inmobiliaria.

Una vez finalizada la operación de ‘nacionalización’, la caja se adjudicará a la entidad que menos ayudas pida para ‘hacerse cargo’ de la CAM. Sería deseable que no se malvendiese y que el Ministerio de Economía y el Banco de España velasen por salvaguardar su obra social y el dinero de los pequeños ahorradores.

Hay que exigir responsabilidades

Es necesario que el Ministerio de Economía y el Banco de España depuren responsabilidades y abran expedientes sancionadores a los, hasta el 22 de julio, máximos dirigentes de la CAM. Desde su presidente Modesto Crespo, pasando por la directora general, Dolores Amorós, y hasta el último de los grandes directivos de la CAM, todos ellos deben pagar por sus errores. Por el momento el Banco de España, a través de sus servicios jurídicos, está estudiando las infracciones cometidas por los responsables de la entidad durante los últimos cinco años, por lo que también deberían exigírseles responsabilidades a sus anteriores directivos.

El artículo 4.n de la Ley de Disciplina e Intervención del Banco de España establece que una de las infracciones más graves que podrían recaer sobre los hombros de los responsables de la CAM es la de “deficiencias en su estructura organizativa, en sus mecanismos de control interno o en sus procedimientos administrativos y contables, incluidos los relativos a la gestión y control de los riesgos, cuando tales deficiencias pongan en peligro la solvencia o viabilidad de la entidad”.

Deficiencias a todas luces evidentes que el Banco de España no ha sido capaz de controlar. La ‘nacionalización de la CAM’ pone en evidencia, una vez más, la falta de eficacia de este ‘regulador’, que sólo actúa ‘a posteriori’, cuando ya nada se puede hacer para que una entidad financiera funcione normalmente. El Banco de España, cómplice de la crisis y de la creación de la burbuja inmobiliaria debido a su escandalosa pasividad, tiene también que asumir sus propias responsabilidades en este desaguisado financiero tal y como ha exigido ADICAE en reiteradas ocasiones.

Un agujero incontrolado y desconocido

La lista de errores de CAM es extensa. Participó en Martinsa-Fadesa, con más de 155 millones de euros; intervino en Polaris World –aquella empresa murciana que proyectó grandes campos de golf rodeados de viviendas, que acabaron repartiéndose las entidades bancarias acreedoras-; y ejerció de impulsora de Terra Mítica, el parque temático de Benidorm que, aparte de su dudosa rentabilidad, tiene varios procesos judiciales abiertos.

Uno de los errores más graves que ha cometido la CAM, como la mayoría de las entidades de crédito españolas, es su exposición a los activos inmobiliarios. La CAM puso varios granos de arena en la creación de la burbuja inmobiliaria y, en consecuencia, es una más de las culpables de la actual crisis financiera que sigue castigando a millones de españoles.

La entidad alicantina acumula 17.350 millones de euros en créditos a promotores y bienes inmuebles y, además, está presente en el capital de casi 70 promotoras. Teniendo en cuenta que su activo total asciende a 72.000 millones de euros, esto significa que casi el 25% de su balance corresponde a préstamos a inmobiliarias, viviendas y suelo adjudicado como consecuencia de impagos. A esto habría que sumarle los 20.100 millones de su cartera de hipotecas.

Sin embargo, hay cifras que no cuadran. Por ejemplo su tasa de impagos está en el 9’47%, muy por debajo de la media del sector –14%- y del 26% que reconocen algunos bancos. Además, desde 2009, el grupo no emite un informe anual auditado consolidado. Fuentes del sector calculan que el agujero global de la CAM sería de 6.000 millones de euros, por lo que es posible que la entidad necesite todavía más capital para ‘sanearse’.

Una entidad que maltrata a sus clientes

Pero, además, si por algo destaca la CAM ha sido por el maltrato al que somete a sus clientes. Según la última memoria del Servicio de Reclamaciones del Banco de España –año 2009-, Caja de Ahorros del Mediterráneo vio en dicho año cómo las reclamaciones de los consumidores en su contra crecían un 106’5%, convirtiéndose en la cuarta caja más reclamada en toda España. No solo eso sino que, además, sólo cumplía con las resoluciones del Banco de España sobre los informes favorables al cliente en un 25’9%.

La CAM es una de las cajas que más atentan contra los derechos de los consumidores y usuarios de servicios financieros, ‘atacando’ especialmente a aquellos que tienen menos posibilidades de adquirir cultura financiera, como son los colectivos de inmigrantes a los que, entre otras cuestiones, aplican como índice referencial de las hipotecas el IRPH en lugar del Euribor. En líneas generales se trata de una entidad que exige demasiada vinculación para contratar una hipoteca –por ejemplo- y que ofrece información sesgada e interesada a los consumidores.

Hay que precisar que el dinero de los pequeños ahorradores, en principio, está garantizado. No obstante, aquellos consumidores que quieran más información sobre el futuro de los productos que tengan contratados con la CAM, pueden ponerse en contacto con las sedes de ADICAE en la Comunidad Valenciana, que ya han atendido a numerosos consumidores con dudas sobre el futuro de sus ahorros.

FORO PARA COMENTAR LA NOTICIA. SI DESEA REALIZAR UNA CONSULTA SOBRE SU CASO O RECIBIR INFORMACIÓN, ENVÍE SU CONSULTA ON-LINE

Tu opinión nos interesa




Deseo mostrar mis datos

Acepto la cláusula de Privacidad

Normas de uso:
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Una vez aceptado el comentario, se enviará un correo electrónico confirmando su publicación.
  • Reservado el derecho a publicar estos comentarios en su edición digital. Igualmente queda reservado el derecho a extractarlo.
  • Todos los mensajes publicados en estas secciones expresan las opiniones de sus autores y no la de los moderadores o la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros, por lo cual no se les considerará responsables de los mismos.
Adecuación a la Ley 34/2002, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSICE)
ADICAE. c/Gavín, 12 local, 50001 ZARAGOZA (España), email: [email protected], N.I.F. G50464932. Inscrita con el Nº 5 en el registro de Asociaciones de Consumidores del Instituto Nacional de Consumo de España.

Lo más visto
  • Visto
  • Comentado
  • Reciente
Impositores USUARIOS es la revista de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros ADICAE. Edita: ADICAE Miembro del Consejo de Consumidores y Usuarios de España, del Comité Consultivo de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, de la Junta Consultiva de Seguros, de Euroshareholders y de Consumers International.

Impositores USUARIOS excluye completamente la publicidad comercial como garantía de independencia para sus lectores. Se prohibe la reproducción de artículos salvo autorización de ADICAE y citando su procedencia. Asimismo se prohibe expresamente su reproducción con fines de publicidad comercial.